23 de noviembre de 2017 | Actualizado: Jueves a las 14:00
Conocimiento > Derecho

Pena de cárcel por agredir y llamar "poni y extranjero de mierda" al médico

Los hechos ocurrieron en un centro de Salud de Almería y el agresor ha sido condenado a 8 meses de prisión

Los hechos han tenido lugar en el centro de salud Aguadulce-Sur, en Roquetas de Mar (Almería).
Pena de cárcel por agredir y llamar "poni y extranjero de mierda" al médico
Redacción
Viernes, 14 de julio de 2017, a las 12:20
El Juzgado de Instrucción 2 de Roquetas de Mar ha condenado a ocho meses de prisión y 60 días de multa con una cuota diaria de tres euros a un hombre de 52 años por agredir a un médico y a un celador del centro de salud de Aguadulce-Sur e insultarles diciéndoles "poni y extranjero de mierda". 

Según recoge la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se produjeron sobre las 20.30 horas del día 11 de julio de 2017. Así, tras provocar un altercado con una enfermera y el celador e intervenir el médico de Familia para que depusiera su actitud, con intención de atentar contra la integridad física de éste último, el condenado le propinó un puñetazo en la cara, provocando que cayera al suelo.

Acto seguido, con intención de atemorizarle, le dijo que "lo iba a matar, que le iba a dar una paliza, que era un poni y extranjero de mierda", lo que causó en el facultativo el consiguiente temor. Como consecuencia del ataque, el sanitario sufrió lesiones consistentes en contusión facial y ansiedad que han requerido una primera asistencia facultativa, siendo dos de ellos impeditivos de sus actividades habituales.

Posteriormente, el acusado, tras requerirle el celador que dejara de insultar, con intención de atentar contra su integridad física, le propinó un puñetazo en la cara, para posteriormente, cuando lo dirigía al exterior del centro de salud, darle un "cabezazo" en la nariz. Fruto de todo ello, sufrió lesiones consistentes en contusión nasal con hemorragia por fosa nasal derecha y hematoma en puente nasal, que han requerido una primera asistencia facultativa, no siendo ninguno de ellos impeditivos de sus actividades habituales.

El acusado ha mostrado conformidad en el juicio rápido con la pena interesada por el Ministerio Fiscal y ha reconocido la autoría de dos delitos de atentado contra la autoridad, dos delitos leves de lesiones, y un delito de amenazas leves tras aceptarse la suspensión de la ejecución de la pena durante dos años. Por todo ello, no podrá comunicarse o acercarse a las víctimas a menos de 500 metros por un periodo de ocho meses y deberá abonar 190 euros en concepto de indemnización al médico y 210 euros al celador.