En Cataluña, el 20 por ciento de centros de Atención Primaria está dirigido por un profesional de este colectivo

La decisión del Tribunal Supremo pone en peligro el cargo de 80 enfermeras gerentes
La decana del Consell de Col·legis d'Infermeres i Infermers de Catalunya, Glòria Jodar.


04 may 2023. 12.00H
SE LEE EN 5 minutos
La decisión del Tribunal Supremo de dictaminar que las enfermeras no pueden dirigir centros de salud en Navarra y que este cargo solo puede ser ocupado por médicos puede sentar precedente en el resto de comunidades autónomas y poner en peligro la continuidad de numerosas enfermeras gerentes. El Departament de Salut reconoce a Redacción Médica que en Cataluña hay decenas de profesionales de este colectivo gerentes de centros de salud y otras fuentes del sistema sanitario catalán aproximan la cifra a un 20 por ciento de los centros de Atención Primaria.

De esta forma, de los más de 400 centros de Atención Primaria de Cataluña, unos 80 están dirigidos por enfermeras, cuya continuidad en el cargo podría estar en duda. El organigrama habitual de los equipos de Atención Primaria cuenta con tres referentes: el director del centro, el adjunto a la dirección y el que hace de coordinador con la parte administrativa, puestos que ocupan normalmente un médico, enfermera y administrativo, por orden. En menor medida, se están dando los primeros casos de equipos en que no hay ningún representante del colectivo médico en la dirección.

Una de las enfermeras directora de un equipo de Atención Primaria y con mayor protagonismo es Glòria Jodar, decana del Consell de Col·legis d'Infermeres i Infermers de Catalunya, que gestiona el centro de Sant Andreu de la Barca. Así, también estaría en peligro la continuidad de las cuatro enfermeras directoras de centros de salud en Navarra, las dos de Baleares y las de Extremadura y País Vasco.

Modificar la normativa


Han sido varias las personalidades y entidades de Enfermería que han abogado por actualizar la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS). En esta corriente también se encuentra el Consejo General de Enfermería (CGE), que considera en palabras de su presidente, Florentino Pérez Raya, que "se debe modificar la normativa que sustenta esta discriminación hacia las enfermeras y los enfermeros de nuestro país".

El CGE, aunque respeta el pronunciamiento del Tribunal Supremo, aboga por modificar la LOPS "obsoleta no sólo en este aspecto (el acceso de las enfermeras a algunos cargos directivos), sino también en la definición y competencias de la profesión enfermera, especialmente en lo que se refiere a la prescripción de medicamentos y en la necesidad de recoger el diagnóstico enfermero establecido por la Directiva Europea de Cualificaciones de 2013". Además, Raya Pérez Raya sostiene también actualizar "la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP) y, por supuesto, la Ley del Medicamento".

El presidente del CGE califica "del todo incongruente" que se impida a las enfermeras a acceder a algunos cargos directivos y queden circunscritos a los médicos, ya que "los cargos de gestión deben recaer en los profesionales mejor formados y cualificados para desempeñar ese puesto de gestor y organizativo". En ese sentido, asegura que en Navarra, donde ha surgido esta polémica, "había enfermeras dirigiendo centros con excelentes resultados y en muchas comunidades autónomas la gestión diaria de los centros de salud recae en enfermeras, tanto en puestos de dirección como desde la subdirección, sin que eso suponga un problema".

En esa misma línea pone el ejemplo de consejeras o ministras de Sanidad que pueden ser enfermeras, siendo así "la jefa de todos los médicos y resto de sanitarios que trabajan en cualquier servicio público de salud", pero sin embargo, "no pueden dirigir un centro de primaria". Por todo ello, Pérez Raya afirma que "a los que luchan contra la evolución de la Sanidad y prefieren permanecer en el más férreo inmovilismo habría que preguntarles si el corporativismo se impone al beneficio del paciente y la eficacia de la gestión. No son formas de pensar propias del siglo XXI. Esperemos que los políticos acometan los cambios legislativos que subsanen esta anómala situación".

Recurrida una sentencia similar en Cataluña


Una sentencia similar, esta vez en Cataluña, dio la razón a Metges de Catalunya tras la demanda de conflicto colectivo interpuesta en febrero contra el Consorci Sanitari de Terrassa (CST) por el nombramiento de dos profesionales sanitarias no médicas como jefas de Servicio. La Justicia dictaminó que ambos cargos de dirección deberían quedar anulados, dejando sin efecto los nombramientos producidos. Además, hay "processos similares iniciados en el Institut Català de la Salut (ICS), pendientes de juicio".

Esta batalla judicial, en el hospital en el que trabaja el secretario general de Metges de Catalunya, Xavier Lleonart, tiene continuidad en el recurso presentado por parte del CST a instancias superiores. "Hasta que la resolución no sea firme, las dos profesionales siguen ejerciendo en su cargo ya que las dos cumplían con los criterios de la convocatoria en cuanto a formación y experiencia suficiente para ocupar ambos cargos de gestión", apuntan dese el centro sanitario.

Estas y otras sentencias similares contrarias a Enfermería también encuentran el rechazo de altos cargos del Departament de Salut, actuales y anteriores. Califican estas decisiones de "sinsentido", "anacrónicas" y "clasistas". "Cualquier profesional de la salud bien formado puede ocupar estos cargos", indican estas fuentes, que añaden que "debe gestionar quién tenga formación, competencias y sobre todo empatía y trabajo en equipo, da igual que sea enfermero, fisioterapeuta, médico o psicólogo".
¿Quieres seguir leyendo? Hazte premium
¡Es gratis!
¿Ya eres premium? Inicia sesión
Las informaciones publicadas en Redacción Médica contienen afirmaciones, datos y declaraciones procedentes de instituciones oficiales y profesionales sanitarios. No obstante, ante cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su especialista sanitario correspondiente.