Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 13:50
Conocimiento > Derecho

Dos años de cárcel por gritar, amenazar e intentar agredir a su médico

Los hechos ocurrieron en el centro de salud de Berja, Almería

El SAS solicitó que los hechos se calificaran como un delito de atentado.
Dos años de cárcel por gritar, amenazar e intentar agredir a su médico
Redacción
Lunes, 04 de junio de 2018, a las 13:20
Un hombre de 69 años ha sido condenado a dos años de prisión como autor de un delito de atentado a la autoridad al agredir a un médico de Familia del centro de salud de Berja (Almería), según ha informado la Junta de Andalucía.

Los servicios jurídicos del Servicio Andaluz de Salud solicitaron en la vista rápida que los hechos se calificaran como un delito de atentado, que está castigado con penas de entre uno y tres años de prisión.

Otro trabajador retuvo al agresor

Los hechos ocurrieron el 24 de mayo, cuando los trabajadores del centro de salud reclamaron la presencia de la Guardia Civil porque en el interior de estas instalaciones había dos personas que gritaban.

Cuando el médico de Familia se aproximó al mostrador del que procedían los gritos, dos personas comenzaron a insultarlo y amenazarlo, y F.B.G. a intentar agredirlo, si bien no llegó a hacerlo al ser retenido por otro trabajador del centro.

Rápidamente el denunciante se trasladó hasta una de las oficinas interiores del centro para evitar más enfrentamientos con estas personas y después presentó una denuncia ante la Guardia Civil. La víctima puso en conocimiento de los agentes que, además de este hecho, el 5 de mayo una de estas personas le amenazó con un arma blanca en la puerta de su lugar de trabajo.

La Junta manifiesta su "absoluto rechazo"

Según ha explicado el Gobierno andaluz, tras el episodio de amenazas e intento de agresión, se puso a disposición del perjudicado todas las medidas de apoyo incluidas en el Plan de Prevención y Atención de Agresiones para los profesionales del sistema sanitario público de Andalucía.

Desde la Junta han manifestado su "absoluto rechazo" a este tipo de conductas, que "carecen de cualquier justificación".