Denuncia policial a un médico por no reflejar un caso de violencia machista

El facultativo afirmó que le daban igual las advertencias de la policía; la víctima no quería reconocer al agresor

Un agente del Cuerpo Nacional de Policía.
Denuncia policial a un médico por no reflejar un caso de violencia machista
mar 09 julio 2019. 11.10H
Un médico del centro de salud de El Alguer (Valencia) ha sido denunciado por la Policía Local de Valencia al negarse a activar el protocolo de violencia de género y emitir un parte judicial de lesiones, tras el ataque sufrido por una joven a manos de su novio.

Según ha podido confirmar Redacción Médica, la denuncia hace constar que el facultativo se negó a emitir dicho parte de lesiones, pese a que el ataque fue presenciado por dos policías libres de servicio. Incluso, llegó a admitir que "le daba igual", cuando los agentes le advirtieron de que iban a dar cuenta al juez sobre su actitud.

La joven agredida se presentó, acompañada por una patrulla de la policía, en el centro de salud con diferentes moratones producidos por el estrangulamiento al que supuestamente la sometió su novio. Además, relata el atestado, el acusado incluso le propinó un mordisco en presencia de los policías.

El médico se negó a activar dicho protocolo porque la víctima no reconoció la autoría de las lesiones. Una situación que, según señalan fuentes de la Policía Local, “es habitual por parte de las víctimas de violencia machista, por miedo a las represalias que puedan sufrir posteriormente”. Ahora, será el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 3 de Valencia quien juzgue la actitud del médico.

Intervención policial 


Los hechos sucedieron en la madrugada de este pasado sábado, cerca de un pub en La Marina de Valencia. Fue un policía local de Burjassot, fuera de servicio, que estaba con su familia cerca de la zona, quien escuchó los gritos de una mujer. Cuando llegó al lugar se encontró al hombre de 25 años estrangulando a la mujer con la técnica conocida como "mataleón".

Consiste en rodear el cuello de la víctima con el brazo desde la espalda de esta. Afortunadamente el agente, que se encontraba fuera de servicio, acudió al lugar y consiguió librar a la joven de las manos de su pareja. Cuando ésta se deshizo de él, cayó desplomada al suelo.

Otro agente que tampoco estaba de servicio pasaba por allí y ayudó al agente de Burjassot a detener al agresor que intentó huir. El detenido fue trasladado al complejo policial de Zapadores, donde la Policía Nacional se hizo cargo de la tramitación del atestado.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.