Cárcel para un dentista que grababa a una empleada mientras se cambiaba

El juez señala que el dentista colocó dicho aparato "con ánimo libidinoso", ya que podía obtener un "plano óptimo"

El odontólogo ha sido condenado a 3 años de prisión.
Cárcel para un dentista que grababa a una empleada mientras se cambiaba
mié 29 enero 2020. 11.50H
El Juzgado de lo Penal número 2 de Móstoles ha condenado a tres años de cárcel y de inhabilitación para ejercer la odontología al dueño de una clínica dental de Alcorcón por colocar un dispositivo grabador en el almacén para captar la imagen de una de sus empleadas mientras se cambiaba de ropa.

Según ha adelantado 'El País' y ha confirmado Efe, el juez considera probado que el dentista, de 53 años, que ya fue condenado a indemnizar a la víctima por un juzgado civil, colocó dicho aparato "con ánimo libidinoso", ya que el 'pendrive' estaba enfocado para obtener un "primer plano óptimo" de la trabajadora.

Pese a que el acusado alegó en el juicio que puso el dispositivo porque le desaparecía dinero de una caja que había en ese cuarto, e incluso llegó a acusar a la mujer de haberse autograbado para "sacarle el dinero del modo más vil", lo cierto es que el juez, en línea con la Fiscalía, rechaza esta tesis.

"Es ridículo que el condenado diga que la víctima se podía estar autograbando cuando se le ve a él colocando el aparato de grabación", ha señalado a Efe Juan Jiménez-Piernas, abogado laboralista que ha defendido a la víctima en el juicio.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, se insiste en que la víctima era "ajena por completo" a esta situación, que fue descubierta por la víctima en febrero de 2016, cuando encontró el USB en el suelo de la recepción de la clínica y lo introdujo en un ordenador para intentar recabar pistas sobre su propietario.

La mujer descubrió la cámara


Sin embargo, la mujer descubrió que había sido grabada con cámara oculta, ya que el dispositivo electrónico contenía vídeos captados mientras se cambiaba y donde se la veía perfectamente en bragas, por lo que decidió entonces dejar de nuevo el 'pendrive' en el suelo, fijándose en el ángulo de cámara y dando después "el cambiazo".

Aunque el juez muestra "dudas" de que el hallazgo se produjera realmente así, ya que el abogado defensor intentó en un primer momento llegar a un acuerdo extrajudicial con el dentista antes de denunciar, el magistrado descarta que las imágenes íntimas estén manipuladas.

"La defensa del condenado alegaba también que la prueba era ilícita por habernos apropiado del 'pendrive' con la misma. En ese caso la prueba sería en todo caso irregular, pero no ilícita, porque el derecho a la obtención de la prueba está por encima del derecho a la propiedad privada" del lápiz de memoria, ha añadido Jiménez-Piernas.

Esta sentencia se suma a otra victoria de la mujer lograda por la vía civil, en la que el Tribunal Supremo condenó finalmente, en enero de 2019, al dentista a indemnizar con 62.500 euros a la mujer por haber "quebrantado gravemente y reiteradamente sus derechos fundamentales" como trabajadora.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.