Agarra del cuello y empuja a un enfermero por no darle datos de un paciente

El profesional se negó a ofrecerle información tanto por la ley de protección de datos como por no ser familiar directo

Las agresiones se ha incrementado en los últimos años en Sevilla.
Agarra del cuello y empuja a un enfermero por no darle datos de un paciente
dom 03 noviembre 2019. 12.40H
Un enfermero del Centro de Salud Blas Infante de Coria del Rio (Sevilla) ha sido agredido físicamente después de que un individuo le exigiese información personal sobre un paciente con el que no guardaba ninguna relación de parentesco. Tras negarse, recibió insultos, fue agarrado por el cuello y recibió un empujón.

Inicialmente, el agresor se había dirigido a la coordinadora de enfermería exigiendo que se le facilitara información de otra paciente, datos que se le negaron tanto por la ley de protección de datos como por no ser familiar directo de la paciente, según ha explicado Satse en un comunicado.

Tras la negativa, este usuario sale del despacho de la coordinadora y se dirige al enfermero, al que exige la misma información, que tampoco se la facilita, momento en el que le responde de forma belicosa con una recriminación verbal y una agresión física que se materializa en un agarrón por el cuello y un empujón.

Posteriormente, el agresor abandona el centro de salud y se pone en marcha el protocolo de agresiones y su pertinente denuncia. Actualmente el agredido se encuentra afectado y de baja con tratamiento por ansiedad.

Por este motivo, el sindicato ha convocado para este lunes a las 12 horas una concentración en el centro de salud donde ha sucedido los acontecimientos para condenar y apoyar al último profesional agredido en este centro sanitario.


Incremento de agresiones en Sevilla


El Sindicato de Enfermería subraya que, lamentablemente, el número de agresiones a sanitarios se ha incrementado en los últimos años en la provincia de Sevilla. En 2016 fueron 194, de las cuales 30 fueron físicas, en el año 2017 fueron 242, 67 de ellas agresiones físicas y en el año 2018 ese dato ascendió a 282 agresiones, 52 fueron físicas.

Por este motivo, desde la organización sindical piden que la Junta de Andalucía apruebe un proyecto de Ley contra la violencia en el ámbito sanitario y el cual contemple, además, la elaboración de un Plan de Prevención contra la Violencia en el Servicio Andaluz de Salud (SAS) así como en cada empresa o centro de trabajo de dicho ámbito, que incluya las medidas en cada caso a implantar para prevenir, evitar o disminuir el riesgo del personal sanitario de sufrir agresiones.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.