21 de noviembre de 2017 | Actualizado: Martes a las 00:20
Conocimiento > Derecho

La nueva Ley de Contratos no está pensada para un sector como el sanitario

Pese a las mejoras presupuestarias en materia de sanidad sigue faltando inversión en tecnologías de innovación

Pablo Crespo, director legal de la Federación Española de Empresas de Tecnologías Sanitarias (Fenin).
La nueva Ley de Contratos no está pensada para un sector como el sanitario
Jesús Arroyo
Joana Huertas
Viernes, 20 de octubre de 2017, a las 12:10
El aumento de la financiación destinada a sanidad por parte de las administraciones públicas no está repercutiendo en la calidad de los pacientes. Así lo señala Pablo Crespo, director legal de la Federación Española de Empresas de Tecnologías Sanitarias (Fenin), en el marco el XXIV Congreso Nacional del Derecho Sanitario. 

Crespo
explica que el incremento presupuestario que ha experimentado la sanidad por parte de las comunidades autónomas en los dos últimos años no está repercutiendo en el sector tecnológico. “Desde el sector no estamos viendo esos factores positivos repercutiendo en avances tecnologías para mejorar la asistencia y tratamiento de los pacientes”, explica. En esta línea, predice que “la sanidad se dirige hacia una política de contratación economicista”.

En estos momentos, según el representante de Fenin, parece primar más el precio que la calidad del producto a la hora de contratar. “No es lo mismo radiar determinada cantidad de radiación al paciente, que radiar una cantidad mínima. Estamos hablando de la salud de los pacientes”, alerta Calvo.

Por ello, el ministerio de Sanidad se ha comprometido a lanzar un programa para renovar las tecnologías sanitarias en el Sistema Nacional de Salud. En estos momentos, los últimos datos que dispone el sector señalan que una gran mayoría de las tecnologías que se utilizan en los hospitales presentan una “gran obsolescencia tecnológica”, que incluso puede “ser peligrosa para la salud del paciente”. Por ello, propone “generar medidas innovadoras que mejoren la asistencia hospitalaria”.

Nueva Ley

Este pasado jueves, el Congreso de los Diputados ha aprobado la nueva Ley de contratos denominada “Ley de contratos de concesión de Servicios”. Aunque todavía no ha sido publicada por el Boletín Oficial del Estado (BOE). En este sentido, los ponentes de la mesa han coincidido en que la nueva ley no está pensada para un sector como el sanitario.

No obstante, esta ley, explica Crespo, contempla “la supresión de cargos administrativos; la utilización de medios electrónicos; Asociación para la innovación; Modificación de los contratos no previstos en los pliegos; Consultas preliminares al mercado; Acceso a Pymes mediante la división de contratos en lotes; Facilitar una mayor negociación entre los órganos de contratación y sector público.”

Un momento del dabate sobre la contratación en el sector público y privado.


Así mismo, David Mellado Ramírez apunta que esta nueva ley puede dar solución al problema que denuncia Pablo Crespo de falta de innovación en la inversión logística. “Adquirir la última tecnología puede generar un agujero brutal en el presupuesto. Por eso, se han formulado medidas de renting para poder adquirir productos innovadores mantenidos en el tiempo y que se pueden renovar a los años”, señala Mellado.

También subraya que este nuevo margo legislativo podrá “dar más importancia a la innovación, de forma que se puedan buscar formas de colaboración público-privada para propiciar políticas de gasto que vayan dirigidas en este sentido”.

Sostenibilidad y mejora del sistema

El principal objetivo del Ministerio de Sanidad es buscar un sistema sostenible que cumpla con la calidad y la equidad del paciente. Esta es la premisa que defiende José Julián Díaz Melguizo, director general de Ingesa, que considera que esos objetivos se cumplen con “la compra centralizada, en la que se adquieren los productos más competitivos del mercado sin olvidar la innovación del mismo”.

Díaz Melguizo ve necesario que “la licitación de cualquier producto se haga con el consenso y la opinión de los profesionales sanitarios porque son ellos los que mejor conocen las necesidades de los pacientes y su centro”. Pero reconoce que “este proceso de licitación puede alargarse en el tiempo por el modelo de trabajo de cada comunidad autónoma”.

“No es fácil poner de acuerdo a las CCAA, a la propia comunidad e incluso al personal de los hospitales en referencia a las características mínimas que debe cumplir un producto. De ahí la complejidad de la contratación.  o entre hospitales”, explica el director de Ingesa que recuerda que “tenemos un sistema sanitario dividido en dos partes. Por un lado, la gestión que realiza cada comunidad autónoma y por otro la gestión del Ministerio de Sanidad para realizar compra centralizada. Un modelo que irá a más a propuesta de voces políticas”.

Ponentes de la mesa de debate "La contratación en el sector público y colaboración público-privada".