Sanidad trabaja para homogeneizar los baremos de dependencia y discapacidad

El Imserso está manos a la obra para homologar los criterios y los centros que validan ambos grados

mié 30 septiembre 2015. 14.52H
Cristina Alcalá. Vitoria
El Imserso, instituto dependiente del Ministerio de Sanidad, está trabajando para que los baremos de discapacidad y dependencia se igualen, tanto en los criterios de homologación como en los centros de validación de los mismos. Así lo ha expresado Miguel Ángel Miralles, director gerente del Instituto Murciano de Acción Social en el I Congreso Estatal de Servicios Sociales, celebrado en Vitoria.

De izquierda a derecha: Ignacio Tremiño, director general de Políticas de Apoyo a la Discapacidad del Ministerio de Sanidad; Susana Camarero, secretaria de Estado de Servicios Sociales; y César Antón, director general del Imserso.


Según este experto, los baremos para atender una u otra situación se realiza con distintos pasos, así como en distintos centros, lo que considera "inapropiado" para el modelo que atienden a estos usuarios. "El sistema de la dependencia sí que da derecho a las personas, pero el de discapacidad no. Debería aplicarse un sistema de actuación en estos pacientes y no de intervención", ha solicitado.

En esta línea, Isabel Herranz, la subdirectora general de Planificación del Imserso del Ministerio de Sanidad, ha asegurado que el compromiso del Gobierno, desde 2009, es modificar los baremos para adaptarlos a las cualificaciones internacionales, como tener en cuenta las actuaciones sociales, por ejemplo, ha subrayado.

Experiencias europeas y nacionales

Ricardo Rodrigues y Carlos Raúl de Pablos han sido los encargados de contar las experiencias en materia de discapacidad y dependencia que se aplican, tanto a nivel europeo como autonómico, respectivamente.

Según el responsable del programa 'Health and Care' del Centro Europeo de Políticas del Bienestar Social e Investigación, Europa se enfrenta a un "peligro de exclusión laboral" a basar su modelo de cuidadores asistenciales en mujeres de mediana edad y pertenecientes, principalmente, al entorno familiar. "Esto puede provocar un coste social irreversible", ha alertado.

El Viejo Continente afronta, en los próximos años, dos importantes retos, según Rodrigues: la equidad entre regiones para homogeneizar los tipos de cuidados y la importancia de incluir a los enfermos con demencia en los cuidados a largo plazo.

El gerente de Servicios Sociales de Castilla y León ha puesto sobre la mesa las iniciativas aplicadas en su región, donde el Gobierno autonómico ha tenido una estrecha relación con el Cermi para la elaboración de los acuerdos.

Ambos organismos han puesto en marcha un plan profesional de cuidadores, la estrategia 'doble vinculada' y la compatibilidad de las prestaciones del entorno familiar con el de los trabajadores sociales.     

ENLACES RELACIONADOS:

La patronal de dependencia aboga por una gestión privada con financiación pública (29/09/15)