Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 12:15
Especialidades > Cardiología

Un nuevo equipo hemodinámico del San Juan irradia un 80% menos al paciente

Se utiliza para insertar un catéter tras un infarto

El personal responsable del nuevo equipo de hemodinámica del Hospital San Juan de Alicante.
Un nuevo equipo hemodinámico del San Juan irradia un 80% menos al paciente
Redacción
Lunes, 12 de diciembre de 2016, a las 16:30
El Hospital San Juan de Alicante ha adquirido un nuevo equipo de radiología para el laboratorio de la Unidad de Hemodinámica a partir de una inversión de 850.000 euros que reemplaza el modelo anterior, datado en 2001.

“Esta adquisición supone importantes beneficios para los pacientes y el principal de ellos es que nos ofrece una mayor definición de imagen con una menor radiación, lo que permite reducir ésta hasta un 80 por ciento en el paciente que se somete a un cateterismo tras sufrir un infarto o una angina de pecho”, ha explicado el responsable de la Unidad, Ramón López Palop.

“Por extensión, también se reduce la exposición a la radiación de los profesionales. Con ello, aumenta la calidad de los procedimientos y la seguridad del paciente. Además, nos va a permitir la realización de procedimientos más complejos”, ha incidido.

Asimismo, la calidad de imagen que aporta este equipo facilita la realización de los procedimientos en un tiempo menor, por lo que se reducen tanto las dosis de rayos x como la cantidad de contraste utilizado para resaltar las arterias y las venas que, a dosis elevadas, resulta tóxico para el riñón.

La duración de estas intervenciones oscila entre media hora y tres horas, dependiendo de la gravedad del paciente y del tipo de enfermedad por tratar.

La angioplastia primaria es el tratamiento de elección en los pacientes con un infarto agudo de miocardio, la cual se realiza mediante un cateterismo, que posibilita la apertura de las arterias coronarias mediante un stent o muelle.

Sin embargo, además del tratamiento de las arterias coronarias, cada vez se emplea más el uso de catéteres para las enfermedades de las válvulas cardiacas y aquéllas que provocan embolias cerebrales (como las enfermedades estructurales cardiacas).

Cateterismo en lugar de intervención quirúrgica

Precisamente, con este equipo “logramos ampliar también la cartera de servicios y la actividad de la Unidad de Hemodinámica, abordando a través de cateterismos enfermedades que hasta ahora requerían una intervención quirúrgica de tórax abierto, baja anestesia general, con los múltiples beneficios que esto supone para los pacientes”, ha explicado Palop.

Así, el nuevo sistema integra múltiples técnicas en el mismo equipo, unificando todas las técnicas de diagnóstico y de tratamiento.

Asimismo, permite la grabación de los estudios y su posterior volcado en el PACS, el sistema de almacenamiento digital de imágenes radiológicas de la Consejería de Sanidad y Salud Pública, de forma que se consulten desde cualquier hospital de la red pública de la comunidad.