El farmacéutico ha pasado a formar parte del centro como jefe de grupo del CIB Margarita Salas

Oliver y su meta en CSIC: "Nuevas vías para hipertensión arterial pulmonar"
Eduardo Oliver.


10 may 2022. 09.00H
SE LEE EN 5 minutos
El farmacéutico y científico Eduardo Oliver se incorpora al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) como jefe de grupo del Centro de Investigaciones Biológicas (CIB) Margarita Salas del CSIC gracias a una ayuda Ramón y Cajal. Según explica Oliver a Redacción Médica, durante esta nueva etapa continuará su principal línea de investigación: "Explorar las bases patológicas, moleculares y celulares de toda la vasculatura o circulación pulmonar y sus cosecuencias en el corazón".

El experto asegura a este medio que su intención como jefe de este grupo es "explorar todas las posibilidades terapéuticas de los desórdenes cardiopulmonares y, además, ampliarlo a más enfermedades donde la vasculatura pulmonar puede estar comprometida, como es el caso del síndrome distrés respiratorio agudo (SDRA) que puede producirse en infecciones pulmonares con una inflamación muy exacervada". Este tipo de síndromes, según Oliver, también puede darse "en individuos con una elevada exposición a contaminantes ambientales, expuestos a baja concentración de oxígeno debido a enfermedades respiratorias o en función de su lugar de residencia y en personas que sufran efectos secundarios a los tratamientos anticancerígenos que han demostrado que dañan la circulación y, entre ellas, la circulación pulmonar".

Todos estos factores, al final, "repercuten en el correcto funcionamiento del corazón", apunta Oliver, siendo "todo el expertiz para entender la disfunción vascular que se produce en la hipertensión pulmonar".

En cuanto a los objetivos principales que el farmacéutico se propone, Oliver aclara que a corto plazo espera, junto con su grupo, "encontrar nuevas vías terapéuticas para la hipertensión arterial pulmonar, vías en las que ya se está trabajando". Además, Olvier garantiza que a largo plazo pretende "entender el grado de disfunción endotelial que tienen los pacientes que sufren hipertensión arterial pulmonar ya que esto puede ser clave para realizar una terapia de precisión".


"Los marcadores de disfunción endotelial realmente pueden aportar una información esencial para entender la hipertensión arterial"



Respecto a esto último, Oliver detalla que "los marcadores de disfunción endotelial realmente pueden aportar una información esencial para entender mejor la enfermedad de hipertensión arterial pulmonar, además de clasificar mejor a los pacientes en diferentes estadios y grados, para dar así un tipo de terapias u otras. Esto puede suponer una gran herramienta para la medicina personalizada o de precisión en este ámbito". 

Un objetivo que el experto se propone "de aquí a cinco años porque ya se ha empezado a trabajar en esa línea y se tienen los primeros indicios que apuntan a que la disfunción endotelial juega un papel muy importante en la respuesta de la hipertensión arterial y de sus tratamientos". El hecho de "medir el grado de disfunción endotelial es algo que hoy en día no se estudia a fondo en la clínica", señala Oliver. 

Trayectoria profesional del investigador Eduardo Oliver


El científico es licenciado en Farmacia y realizó su tesis doctoral de Farmacología en la Universidad de Valencia, la cual giró entorno a la farmacología vascular. Según apunta Oliver, se fue como investigador al Imperial College de Londres y fue allí donde se especializó "en una enfermedad cardiopulmonar rara llamada hipertensión arterial pulmonar. Una línea que siempre he abordado en modelos preclínicos".

Asimismo, Oliver subraya que, tras seis años en Londres, logró "una ayuda de atracción de talento de la Comunidad de Madrid para captar a todo ese talento que estaba en el exterior y, por ello, regresé a España y me incorporé al Centro Nacional de Investigaciones Carciovasculares (CNIC) al grupo del cardiólogo Borja Ibáñez, cuyo objetivo principal era y sigue siendo la búsqueda de nuevas terapias y marcadores de imagen para las enfermedades cardiovasculares".



"Espero que gracias a esta nueva oportunidad que se me ha planteado se potencie aún más la investigación en los desórdenes cardiopulmonares"



La función principal de Oliver en el grupo de Ibáñez era de codirector de "la línea básica de estudio celular y molecular en modelos de roedores para entender las bases moleculares de diferentes patologías cardiovasculares". El objetivo final de esto, según Oliver, era "entender mejor las bases moleculares para ser capaz de encontrar nuevas dianas terapéuticas y probar estas terapias para saber si eran efectivas o no".

Durante todos estos últimos años, Oliver detalla que ha trabajado "en patologías como el infarto de miocardio, la insuficiencia cardiaca y la hipertensión pulmonar". A pesar de que el científico es jefe del CIB Margarita Salas, afirma que "seguiré colaborando con Ibáñez y todo su equipo y espero que, gracias a esta nueva oportunidad que se me ha planteado, se potencie aún más la investigación en este campo, los desórdenes cardiopulmonares".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.