Redacción Médica
15 de octubre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 12:30
Especialidades > Cardiología

Los ácidos omega 3 no refuerzan la salud cardiovascular

Una revisión Cochrane no haya efectos protectores del infarto, arritmias o enfermedad coronaria

Los ácidos grasos omega 3 proceden del pescado.
Los ácidos omega 3 no refuerzan la salud cardiovascular
Redacción
Domingo, 19 de agosto de 2018, a las 13:50
Una revisión Cochrane de 72 estudios sobre el efecto en la salud de los ácidos grasos omega 3 llega a la conclusión de que no reducen el riesgo de eventos cardiovasculares, muerte por enfermedad coronaria, infartos o arritmias.

Los ensayos evaluados incluyeron más de 112.000 pacientes que tomaban este compuesto o bien mediante suplementos alimenticios o bien a través de una dieta rica en la molécula.

Evidencia de calidad baja a moderada sugiere que el ácido alfa-linolénico (derivado de plantas) puede reducir ligeramente los eventos cardiovasculares, mortalidad y arritmias. Conocido como ALA, es parcialmente convertido en omega 3 de cadena larga (LCn3) dentro del cuerpo.


Triglicéridos y colesterol HDL



Los ácidos grasos omega 3 se pusieron de moda en los 90, cuando un par de estudios concluyeron que aportaba grandes beneficios


Sin embargo, los LCn3 obtenidos de pescados grasos (ácido eicosapentanoico y ácido docosahexaenoico) no se asocian a una mejoría de la salud cardiovascular, si bien reduce los triglicéridos e incrementa el colesterol HDL.

Uno de los autores de la revisión, Lee Hooper (de la Universidad de East Anglia, en Reino Unido), ha señalado a Medscape que, a menos que haya una razón específica para reducir los triglicéridos, no hay motivo para aconsejar suplementos de omega 3 a los pacientes.


Grasas poli-insaturadas


Esta revisión Cochrane forma parte de un programa de la OMS para evaluar los efectos de las grasas poli-insaturadas en la salud. Los estudios duraron entre 12 y 72 meses y se realizaron, principalmente, en países de ingresos altos.

Los ácidos grasos omega 3 se pusieron de moda a principios de los 90, cuando un par de estudios concluyeron que aportaba grandes beneficios cardiovasculares. Sin embargo, ensayos llevados a cabo desde entonces no han repetido tales resultados.