23 de noviembre de 2017 | Actualizado: Jueves a las 14:10
Especialidades > Cardiología

Alianza investigadora de avance conjunto en alzhéimer y ateroesclerosis

Los dos centros investigadores liderarán la mayor iniciativa a nivel mundial contra la prevención de estas enfermedades

El director de la Fundación Pasqual Maragall, el doctor Jordi Camí (izquierda) y el director general del CNIC, el doctor Valentín Fuster (derecha).
Alianza investigadora de avance conjunto en alzhéimer y ateroesclerosis
Redacción
Martes, 30 de mayo de 2017, a las 13:30
El Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) y el centro de investigación de la Fundación Pasqual Maragall, el Barcelona Beta Brain Research Center (BBRC), ha iniciado un proyecto de colaboración para investigar la relación entre la enfermedad aterosclerótica y la enfermedad de Alzheimer. El acuerdo contempla realizar estudios de imagen vascular, cognitivas y de neuroimagen en sus respectivos centros, sumando más de 6.000 individuos sanos, la mayor iniciativa a nivel mundial en este sentido.

Tanto el alzhéimer como la aterosclerosis comparten factores de riesgo como la obesidad, hipertensión, hipercolesterolemia, hiperglucemia y el sedentarismo. Además, está demostrado que los factores de riesgo cardiovasculares incrementan de forma acumulativa el riesgo de depositar la proteína amiloide en el cerebro, que es la principal proteína involucrada en la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, aún se desconoce si ambas enfermedades comparten un proceso subyacente.

Teniendo en cuenta estos datos, el director de la Fundación Pasqual Maragall, el doctor Jordi Camí, asegura que "la experiencia acumulada por el BBRC y el CNIC nos brinda una oportunidad única para investigar y comprender la relación entre el Alzheimer y la aterosclerosis". Por su parte, el director general del CNIC e investigador principal del estudio PESA-CNIC-Santander, el doctor Valentín Fuster, afirma que "llevamos años especulando con la idea de que el riesgo de desarrollar la enfermedad cardiovascular está relacionado con el riesgo de desarrollar un deterioro cognitivo y la enfermedad de Alzheimer. Esta colaboración nos ayudará a descifrar si realmente existe un nexo real entre ambas entidades".

Mayor capacidad para investigar

La ventaja principal del proyecto es la riqueza de los múltiples datos clínicos obtenidos de los centros participantes: el Estudio Alfa (Alzhéimer y Familias) del BBRC, cuenta con 2.743 participantes de entre 45 y 75 años, y el de PESA-CNIC-Santander (Progression of Early Subclinical Atherosclerosis) del CNIC, con 4.184 participantes de entre 40 y 55 años.

Los voluntarios que participan en la investigación Alfa realizan, desde 2012 y cada 3 años, pruebas cognitivas, genéticas, de neuroimagen y clínicas, entre otros. A partir de ahora, los participantes también realizarán pruebas de ecografía y tomografía axial computarizada, con el fin de detectar si se encuentran en la fase previa de la aterosclerosis y evaluar su evolución conjuntamente con el riesgo de desarrollar alzhéimer.

Los participantes del Estudio PESA-CNIC-Santander son evaluados cada 3 años con técnicas de última generación de imagen cardiovascular no invasiva para detectar la presencia de la enfermedad ateroesclerótica en territorio carótida, aórtico, coronario y iliofemoral. Gracias a este convenio, ahora se determinará el gen APOE de los participantes, que es el principal factor de riesgo genético de la enfermedad de Alzheimer, y un subgrupo realizará pruebas cognitivas y nuevas técnicas de neuroimagen, con el objetivo de investigar si se produce un deterioro cognitivo o cambios cerebrales en individuos con varios niveles de aterosclerosis.

Los datos obtenidos de ambas investigaciones serán analizados por un equipo multidisciplinar del BBRC y el CNIC.