19 nov 2018 | Actualizado: 16:55

España, primera de Europa y tercera del mundo en Nanomedicina

La investigación y la tecnología de nuestro país son de las más cotizadas en este nuevo campo

En España hay alrededor de 200 estudios de Nanomedicina en marcha.
España, primera de Europa y tercera del mundo en Nanomedicina
dom 24 abril 2016. 10.00H
Patricia Biosca
Al oír hablar de Nanomedicina, la mayoría piensa en ciencia ficción, hombres biónicos y robots diminutos que, como una suerte de albañiles sanitarios, reparan por dentro cada una de las células del cuerpo humano. Sin embargo, esta visión está algo alejada de lo que supone este campo, que se puso de moda a principios de los 2000 aunque empieza a ser una realidad en la medicina ahora, tras ensayos clínicos acabados y contrastados que llegan con la promesa de convertirse en la “revolución” médica del futuro.

Un cambio a la altura de lo que supuso internet para la comunicación según Josep Samitier, presidente de la Plataforma española de Nanomedicina (Nanomed) y director del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC). Esta agrupación, que cuenta con el apoyo del Ministerio de Economía y Competitividad,  reúne a más de 100 organizaciones del sector público y privado de dicho ámbito en España. Samitier explica que la mayoría de estas empresas son pymes, pero punteras en investigación y desarrollo.

“Solo con hacer una búsqueda entre los estudios publicados se puede observar el peso que España tiene en Nanomedicina. Es el tercer país del mundo después de Estados Unidos y China. Y el primero en Europa”, afirma el presidente de Nanomed. Una tendencia que no fue así desde el principio y nuestro país era un rezagado en nuevas tecnologías. Corría el año 2004 cuando un estudio de la UE nos ponía a la cola del “boom” que prometía ser la revolución en la medicina. Ese era el tiempo también del genoma humano, otro campo innovador al que España llegó “tarde”. “Sin embargo, en nanotecnología, el mercado estaba mucho más maduro”, afirma Samitier.

Pero, ¿qué es exactamente la Nanomedicina? ¿es verdad todo lo que promete? Para contestar la primera pregunta es necesario hablar de “nanociencia” o las actividades científicas y tecnológicas realizadas a escala atómica y molecular. Hasta ahí, la descripción encajaría con el campo médico. En cuanto a su aplicación, sobre todo se han hecho avances en lo relacionado con el diagnóstico y la liberación de fármacos.

Así, ya se puede disfrutar de “nanomedicamentos” que reducen drásticamente los efectos secundarios al dirigirse específicamente a donde son necesarios. O detectores bioquímicos para obtener imágenes de la malignidad o benignidad de un proceso tumoral. También está muy cerca los tratamientos adecuados para cada paciente. “Cada vez se tiende más a la personalización de los procedimientos”, asegura el presidente de Nanomed. En el futuro cercano se encuentra la regeneración de tejidos, ámbito en el que ya hay estudios avanzados aunque aún no haya llegado al paciente.

“El problema es que España se ha puesto ‘las pilas’ hace relativamente poco. Los estudios clínicos tienen una duración de aproximadamente una década, por lo que será dentro de unos cinco años cuando empecemos a ver las aplicaciones directas de estos avances”, explica Samitier. De hecho, hay en marcha unos 200 estudios españoles en diferentes grados de implementación y desarrollo, la mayoría de pequeñas empresas con mucha proyección, pero alejadas de las multinacionales.

Futuro o espejismo, de momento la Nanomedicina sigue representando un ámbito experimental. Pero, en su momento, también lo fueron las vacunas… 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.