20 de abril de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:00
Especialidades > Aparato Digestivo

Consumir alimentos sin gluten sin ser celíaco no beneficia a la salud

Los productos sin gluten solo son recomendables para los enfermos de celiaquía o alérgicos al gluten

El pan es uno de los alimentos comunes con esta proteína.
Consumir alimentos sin gluten sin ser celíaco no beneficia a la salud
Redacción
Martes, 23 de enero de 2018, a las 15:30
Los alimentos sin gluten, cada vez más populares, no producen ningún beneficio en la salud de los adultos que los consumen. Investigadores de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) han llegado a tal conclusión tras analizar todos los estudios sobre la cuestión dentro del proyecto Nutrimedia y plantear dudas al respecto.

Tras evaluar la evidencia científica disponible han encontrado que las pruebas sobre sus posibles beneficios son muy escasas y no respaldan el consumo de alimentos sin gluten por cuestiones de salud en adultos carentes de enfermedad celiaca y alergias al gluten.

"Apenas hay dos estudios que analicen esta cuestión", y son de tipo observacional, con una calidad global muy baja y en ningún caso pueden establecer una relación causa-efecto entre el consumo de alimentos sin gluten y beneficios para la salud, ha considerado el centro.

Marketing del sin gluten

El incremento de las ventas de este tipo de productos "parece tener más relación con las potentes campañas de mercadotecnia que se han llevado a cabo en los últimos años", a pesar de ser productos mucho más caros que los análogos con gluten.

Estas campañas han tenido una gran influencia en la percepción del posible riesgo derivado del consumo de gluten en la población general, haciendo creer que los productos sin gluten son una alternativa más saludable que los que lo contienen, considera el análisis.

El gluten se encuentra en cereales como la cebada, el trigo y derivados (espelta y kamut), el centeno, el triticale (cruce entre centeno y trigo) y la avena, si se recolecta con el trigo; también puede estar presente en alimentos procesados, fármacos y suplementos alimenticios.