Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Opinión > Biólogos y Salud

Ordenación profesional = Discriminación profesional

Pere Camprubí i García, decano del Colegio Oficial de Biólogos
Miércoles, 21 de febrero de 2018, a las 13:10
Hace unas semanas, el Ministerio de Sanidad puso a exposición pública su propuesta de Real Decreto de creación de la especialidad médica de Psiquiatría Infantil.

Antecedentes

Vale la pena traer a colación que el Tribunal Supremo (sentencia 2.569/2016, de 12 de diciembre) expulsó de nuestro ordenamiento jurídico el Real Decreto 639/2014, de 25 de julio, por el que, entre otras materias, se creaban las especialidades sanitarias de Análisis Clínicos y Bioquímica Clínica, Genética Clínica y Psiquiatría del Niño y del Adolescente. Las dos primeras eran de acceso a biólogos, bioquímicos, farmacéuticos, médicos y químicos, mientras la última solo era accesible a médicos. El motivo del TS para tan radical resolución consistía en la muy insuficiente tramitación del citado reglamento.

Pronto hará un año que Redacción Médica tuvo a bien publicar mi nota sobre las consecuencias de la decisión del TS y las posibles causas del desaguisado efectuado por el Ministerio de Sanidad para llegar al antes comentado resultado.  Al respecto, yo apuntaba que el Ministerio había tramitado rematadamente mal el Real Decreto 639/2014, (1) ya fuera por manifiesta incompetencia, lo que es difícilmente creíble dada su dilatada experiencia en ese tipo de tramitaciones o (2) tal manifiesta chapucería era un ardid para que, con la anulación del citado Real Decreto, la especialidad de Genética Clínica pasara a denominarse Genética Médica, excluyendo así a biólogos, bioquímicos, farmacéuticos y químicos y dejando para los médicos la exclusiva del acceso a la especialidad.

Situación actual

El hecho de que el Ministerio de Sanidad, o sea, las élites políticas de la profesión médica comandadas por el secretario general José Javier Castrodeza Sanz, haya sacado a información pública una propuesta de Real Decreto que solamente cree una especialidad estricta y exclusivamente médica - Psiquiatría del Niño y del Adolescente - olvidando las otras dos especialidades multidisciplinares, me lleva a considerar la segunda de las hipótesis que planteé hace casi un año, mencionada en el párrafo anterior.

Lo equitativo hubiera sido la tramitación conjunta de las tres especialidades sanitarias creadas por el Real Decreto 639/2014. Pero parece que es pedir demasiado a una élite funcionarial como la que dirige de hecho la Administración sanitaria española desde hace ya demasiados años.

Acababa mi nota de marzo de 2017 aludiendo a los silencios de perjudicados por la discriminación que sufrimos las profesiones sanitarias minoritarias, silencios que les delatan. Como en otros atropellos mucho más mediáticos, el síndrome de Estocolmo sigue haciendo estragos.