22 de noviembre de 2017 | Actualizado: Martes a las 21:35
Martes, 12 de febrero de 2013, a las 18:52

*José Piquer es secretario de la Sociedad Española de Neurocirugía (SENEC)

Desde la Sociedad Española de Neurocirugía (SENEC) llevamos casi cinco años luchando contra las absurdas medidas que el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad quiere aplicar a la formación de residentes de las distintas especialidades médicas. El pasado día 20 de enero finalizó el plazo de presentación de las alegaciones contra el Decreto de la Troncalidad y la convocatoria de plazas del número de residentes de la especialidad de Neurocirugía, por la que se reduce a dos años de práctica en lugar de los cinco de ahora.

Tras la reunión de la SENEC y la Comisión Nacional de la Especialidad (CN) se presentaron las alegaciones y razonamientos en contra de la inclusión de la especialidad de Neurocirugía en el tronco quirúrgico en los términos actuales, así como un escrito de protesta firmado por 466 neurocirujanos junto con la negativa por parte de los jefes de servicio de formar a futuros residentes de Neurocirugía en las condiciones que el Decreto de la Troncalidad propone.

Además la Comisión Nacional de Neurocirugía planteó su dimisión irrevocable y unánime si el Decreto llega a aprobarse. Hemos conseguido un hecho insólito en la historia de la medicina en nuestro país, ya que todos los servicios de Neurocirugía con docencia de España se han mostrado a favor de nuestro documento de adhesión y han reiterado su negativa a seguir formando residentes bajo las directrices que quiere aplicar este decreto.

Es necesario alertar de los nefastos efectos que esta normativa provocará en la sanidad española ya que la calidad asistencial disminuirá al no disponer de profesionales médicos suficientemente preparados, así como el futuro de la especialidad de Neurocirugía que se verá afectada ya que nuestros profesionales no podrán ejercer su profesión en Europa al no tener suficiente formación y experiencia, no debemos olvidar que nuestros homólogos europeos gozan de un modelo formativo de residencia de seis años.

La mayoría de las competencias comunes del tronco quirúrgico previstas en el periodo formativo troncal diseñado por el Real Decreto no tienen relación alguna con la futura práctica de la Neurocirugía. La causa principal es que ninguna de las competencias que requiere esta especialidad es compartida con ninguna otra especialidad del tronco quirúrgico. Desde la CNENC y SENEC se postula que nuestros residentes quien ser Neurocirujanos, NO cirujanos generales.

En este sentido, la Neurocirugía comparte ciertas materias con otras especialidades médicas no quirúrgicas, con las que el futuro Real Decreto no la vincula. Lo cual prueba que este decreto no se ha consultado, en absoluto, con la Comisión Nacional de la Especialidad de Neurocirugía, órgano consultivo responsable de la formación de los especialistas en Neurocirugía de nuestro país.

En SENEC queremos llegar más allá y hemos puesto en marcha desde hace menos de un mes una campaña divulgativa en las redes sociales: No a la Troncalidad, donde estamos obteniendo unos resultados muy positivos. 125 seguidores en Twitter, un alcance semanal en Facebook de 250 personas, 182 firmas on line en la plataforma change.org, 553 visitas a nuestra web oficial de la campaña: www.no-a-la-troncalidad-en-neurocirugia.org y más de 1.130 clics en los enlaces de información de nuestra web.

Como Secretario de la SENEC y director de la campaña No a la Troncalidad en Neurocirugía me siento orgulloso de que hayamos conseguido la unanimidad las sociedades científicas y la unión de todo el colectivo médico neuroquirúrgico contra el Decreto de la Troncalidad y quiero aprovechar estas líneas para mostrar mi más sincero agradecimiento a la comunidad científica y médica.

Sin duda es vergonzoso el caso omiso por parte del Ministerio hacia todas nuestras quejas y argumentaciones manifestadas. No debemos olvidar que esta lucha se inicia en el año 2010 con las alegaciones presentadas en su momento y continúa en 2011 con la carta que remitimos a la que era por entonces la Excma. Sra. Ministra de Sanidad, Dña. Leire Pajín, además de las firmas recogidas y de las continuas declaraciones a la prensa. Nada se ha tenido en cuenta por parte del Ministerio que impone su criterio sin escuchar ni ajustarse a las necesidades reales de la sanidad española.

El futuro de la Neurocirugía y por supuesto de la Medicina de nuestro país es incierto...