JOSÉ MARÍA PINO, PRESIDENTE DE SANITARIA 2000
Lun 30 marzo de 2020. 20.30H
Carta del editor
En cuanto a la pandemia del covid-19 hay que hacer algunas consideraciones que a día de hoy ayudan a reforzar las medidas de confinamiento, pero aun así aportan algún dato de optimismo que sin duda reconforta.

Si tomamos la referencia de los datos oficiales ofrecidos por el Ministerio de Sanidad (que tan bien esta interpretando Vicente Matas en el Centro de Estudios del Sindicato Médico de Granada), y que deben ser lo más ajustado a la realidad, y nos fijamos en la Comunidad de Madrid, donde primero y con más contundencia empezó la pandemia, se vislumbran datos positivos.

A modo de ejemplo y muy significativo si tomamos los parámetros del día 25 (diferencia con el 24) y los del 29 (diferencia con el 28) observamos los siguientes datos: los pacientes infectados con test positivo ( no se cuenta los asintomáticos y sin test que son la inmensa mayoría) pasan en números redondos de 2.200 a 1.100, es decir un descenso del 50 por ciento; los hospitalizados pasan de 700 a 250, un descenso del 67 por ciento; los que precisan UCI de estos ingresados pasa de 100 a 25, un descenso del  75 por ciento; y los curados pasan de 230 a 1.300, lo que supone un aumento del 83 por ciento.

En definitiva, en la Comunidad de Madrid es para estar optimistas y pensar que hemos pasado lo peor. Parece que sí, y si lo acompañamos con una presión ambiental (dentro de ser muy alta) en los pasillos de los hospitales claramente atenuada, es lógico pensar que, si debemos ser optimistas y felicitar a todo a todo el sistema sanitario madrileño por estos logros, incluyendo a la Administración Sanitaria que sin duda ha echado muchas horas y dedicación. La Comunidad de Madrid debe ser un indicador para el resto de España.