Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 12:05
Jueves, 16 de octubre de 2014, a las 11:01
El diario El País lleva hoy a portada la iniciativa a la que se empiezan a sumar grandes empresas de financiar la congelación de óvulos de las empleadas, titulando Incentivo Laboral: congelación de óvulos. Y es que los dos gigantes tecnológicos, Facebook y Apple, se sumarán en 2015 a esta medida para garantizar que “las operarias puedan trabajar durante sus años fértiles, que suelen coincidir con el periodo más productivo de sus carreras profesionales”, e incrementar de este modo “las cifras de empleo femenino” en el campo de tecnología. En el aire queda ahora, sostiene el periódico,  la polémica de si “el trabajo de las mujeres es incompatible con la maternidad”.

Temor mundial a una epidemia de ébola. Esta idea que destaca La Razón en primera página se fundamenta en el título EEUU: la segunda enfermera infectada por ébola viajó en un vuelo junto a 132 pasajeros. “Después de conocerse que otra profesional del campo de la Enfermería se ha contagiado en Dallas y que horas antes de ser diagnosticada había viajado a Ohio en un avión”, ha cundido el pánico en tierras norteamericanas.

La cabecera El Mundo, por su parte, dedica una noticia a los ‘protagonistas’ de la enfermedad originada en el continente africano: Los sanitarios, los más golpeados en el último brote de ébola. La española “Teresa Romero”, y las dos estadounidenses “Amber Vinson y Nina Pham”, “son los nombres de las últimas sanitarias en Occidente que se han contagiado del ébola”. “Sus nombres”, afirma El Mundo, “rellenarán miles de páginas de diarios y de minutos de televisión pero no son las únicas en una larga lista de médicos y enfermeros que se han infectado por el virus mortífero”. Las cifras dan fe de ello, “según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud, 428 sanitarios han enfermado, teniendo en cuenta el último caso en Dallas, (76 en Guinea, 209 en Liberia, 11 en Nigeria, 129 en Sierra Leona, uno en España y dos en EEUU), de los que 236 han muerto (40 en Guinea, 96 en Liberia, 5 en Nigeria y 95 en Sierra Leona)”.