Se estima que actualmente faltan en Alemania unos 30.000 trabajadores cualificados en el sector sanitario, principalmente cuidadores y enfermeros



11 sep 2013. 11.28H
SE LEE EN 3 minutos

Javier Leo. Madrid
La movilidad exterior está de moda, y Alemania quiere convertirse en la pasarela de referencia en Europa para el desfile de la campaña 2013-2014 en el sector sanitario. No solo de ingenieros vive el país germano. Los jubilados alemanes que no se han mudado todavía a las costas españolas necesitan de la atención de médicos, enfermeros y cuidadores, y los oriundos no dan abasto.

La canciller alemana, Ángela Merkel.

Conocedores de la precaria situación del empleo en general en España y en particular en el Sistema Nacional de Salud (SNS), el país que dirige la canciller Ángela Merkel se ha propuesto cubrir de inmediato la demanda de más de 30.000 trabajadores cualificados para su sector sanitario, y si puede ser, con españoles, que ya vienen bien formados.

Enfermeros y cuidadores centran el grueso de su oferta laboral, pero cualquier titulado superior en Ciencias de la Salud será bien recibido en los, al menos, siete actos informativos que organizará el Gobierno alemán en nuestro país durante los próximos meses.

Según publica el diario Rheinische Post, no se trata de una bomba de humo como la organizada por el Gobierno brasileño hace pocas semanas. La fuente es una respuesta de la Presidencia a una pregunta formulada por el grupo parlamentario La Izquierda en el Bundestag. En ella, el Ejecutivo alemán señala a España como su objetivo prioritario para reclutar esos 30.000 profesionales.

Y no lo tendrá difícil: los últimos datos dejan a 7.575 enfermeros y 1.992 médicos desempleados en julio, cuando se supone que debería haber casi pleno empleo por las sustituciones de verano. Fuera de la época estival, en España se han alcanzado este mismo año cifras históricas cercanas a los 20.000 enfermeros y los 3.500 médicos en paro.

La formación recibida por los sanitarios de nuestro país está fuera de toda duda y reconocida a todos los niveles internacionales. Solo el tópico de la mejorable habilidad para aprender idiomas de los españoles parece un obstáculo para todo aquel que se lance a imitar a Paco Martínez Soria yendo a Alemania en busca de un futuro laboral mejor.

Grecia, Italia y Portugal, principales competidores para los españoles

Para no errar el tiro y solventar cuanto antes su importante déficit de profesionales, desde Berlín también se han fijado en otros países como posibles exportadores de médicos y enfermeros. Grecia, Italia, Portugal, Serbia, Bosnia-Herzegovina, China, Túnez y Filipinas son solo algunos de ellos, por lo que los sanitarios españoles no deberían esperar a que ‘el buen alemán’ vaya a su puerta a ofrecerles el puesto.

No obstante, todo apunta a que, en un futuro a corto o medio plazo, aquellos dispuestos a ponerse al día con el idioma no tendrán problemas para optar a un puesto estable y con una remuneración acorde con el nivel adquisitivo alemán. Las previsiones son que la demanda de sanitarios en este país pase de los 30.000 puestos actuales hasta los 220.000 de cara a 2020, visto el creciente número de ciudadanos que precisa atención personal, especialmente entre ancianos y enfermos crónicos.

Con la situación actual y la falta de perspectivas del mercado nacional, en los próximos meses parece que cada vez será más habitual escuchar vía ‘roaming’ la frase “vente ‘pa’ Alemania, Pepe”; a Reino Unido, a los países nórdicos, a Oriente Medio, pero vente, enfermero, médico, que “allí no haces ‘na’”. 


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.