Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 17:20

USO denuncia un aumento de la partida para peonadas sin que se reduzcan las listas de espera

Según el sindicato, en 2013 el SCS destinará 412.000 euros al pago de peonadas en el Hospital

Miércoles, 13 de febrero de 2013, a las 12:40

Redacción. Santander
El portavoz en materia de Sanidad de USO, José María Fernández Cobo, ha denunciado el aumento de la partida presupuestaria en concepto de "peonadas" (horas extraordinarias para reducir las listas de espera) que se realizan en el hospital de Torrelavega, a pesar de los "recortes" en sanidad que han afectado a los profesionales y usuarios del Servicio Cántabro de Salud (SCS).

Según ha explicado en rueda de prensa, la situación, lejos de mejorar, ha incrementado de forma "notable" el trabajo que se realiza mediante las peonadas, sin que con ello se hayan reducido en igual manera las listas de espera en el centro médico, objetivo principal por el que se puso en marcha este sistema en el año 2000.

Fernández Cobo.

Fernández Cobo ha asegurado que sigue habiendo servicios que cobran las peonadas y que son los principales beneficiarios del dinero que paga el SCS. Según datos del propio SCS aportados a USO, en 2011 en el Hospital Sierrallana se destinaron a las peonadas en los distintos servicios más de 350.000 euros, cantidad que al año siguiente fue de más de 250.000 euros.

En 2013, las cantidades presupuestadas para las peonadas ascienden a 412.000 euros (150.000 más que en el 2012) a las que hay que sumar 223.000 euros en Atención Primaria y 1.106.000 euros en Valdecilla, según los datos de USO.

El sindicato también ha denunciado que se está creando "una discriminación" entre trabajadores, que genera malestar entre muchos profesionales del Hospital Sierrallana, pues no entienden que determinados compañeros cobren estas cantidades "desorbitadas", cuando a todos se les está aplicando recortes en sueldo y pluses, además del aumento de 2 horas y media de jornada semanal.

En este sentido, considera que esta práctica es un "despilfarro" y una forma de "malgastar los fondos públicos de la Sanidad", ya que con el dinero invertido en pagar el año pasado horas extras podría haberse contratado personal y facultativos para abrir todos los días un quirófano.

Por todo ello, Fernández Cobo ha pedido al Gobierno regional y a la Consejería de Sanidad que acaben con una práctica que supone un "derroche" de fondos públicos, en los tiempos que vivimos, sin reportar "ningún beneficio" a los enfermos, que deben seguir soportando "largas listas" de espera, que en la actualidad suponen cifras de "unos 14.000 pacientes, cuando a finales del 2011 rondaban los 9.000".