Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45

Urgencias desestima la huelga como medida de presión

Semes subraya su malestar con el Ministerio por no convocarles ni darles explicaciones a su cambio de postura ante la especialidad de Urgencias

Jueves, 27 de septiembre de 2012, a las 00:30
Javier Leo. Madrid

Tomás Toranzo, presidente de Semes.

La Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias  (Semes) ha decidido adoptar una nueva estrategia para reivindicar una especialidad de Urgencias primaria, troncal y vía MIR, esta vez bajo la premisa de que “lo importante no es la fuerza, sino la razón”. Así se lo ha explicado a Redacción Médica el presidente de Semes, Tomás Toranzo, que, tras reunirse con su Junta Directiva, ha decidido dejar en ‘stand by’ la convocatoria de huelga del sector anunciada para después del verano.

Tras varios conatos de paro general, los médicos de Urgencias bajan los brazos, por el momento, “ante la que está cayendo por otros lados”, asegura Toranzo, quien admite que los ajustes en materia laboral y retributiva hacen “perder fuerza” a las reivindicaciones en pro de mejorar la calidad asistencial que defienden en Semes. Desde la sociedad han querido hacer hincapié en el malestar generado por Sanidad al no convocarles ni darles explicaciones después del cambio de postura ante la especialidad de Urgencias.

“Sabemos que el Ministerio se está reuniendo con las especialidades que no están conformes con su proyecto, pero nosotros no hemos recibido ninguna notificación todavía”, apunta Toranzo. A su juicio, la negativa del Gobierno a crear una especialidad de Urgencias en lugar de un área de capacitación específica (ACE) ha sido anunciada “sin argumentos” y, tras pedir una reunión con la ministra, Ana Mato, “lo único que hemos obtenido es una promesa de cita con la secretaria general de Sanidad, Pilar Farjas”, comenta.

Para Toranzo, el departamento de Mato está dejando pasar una oportunidad de oro para tomar medidas “de calado” y, como ejemplo, cita a la Troncalidad, un proyecto que “no tendrá tiempo de aplicarse en la próxima convocatoria MIR debido a la lentitud en su aprobación”.