15 nov 2018 | Actualizado: 19:10

Susana Díaz defiende los conciertos sanitarios “por su rentabilidad social”

Asegura que, gracias a ellos, se han sostenido servicios que la crisis ha puesto en peligro

Jueves, 23 de julio de 2015, a las 17:22
Redacción. Sevilla
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha defendido este jueves ante el Pleno del Parlamento que la fórmula de la colaboración público-privada para el desarrollo de infraestructuras en la comunidad, además de legal, resulta “útil y eficaz” y se recurre a ella porque la “rentabilidad social del proyecto es mayor que la rentabilidad económica”.

La presidenta Susana Díaz.

Díaz se ha pronunciado así, después de que el portavoz parlamentario de IULV-CA, Antonio Maíllo, le haya preguntado sobre si la Junta va a seguir recurriendo a esta fórmula, que, a su juicio, es un “error” porque supone cuadruplicar o quintuplicar gastos, lo que es un “expolio” a los recursos de los andaluces.

La presidenta ha insistido en que la colaboración público-privada hace posible llevar a cabo inversiones en momentos de dificultades económicas y ha considerado que lo injusto sería dejar a los andaluces sin infraestructuras que son de primera necesidad o mejoran su calidad de vida.

Ha indicado que la bajada de la inversión del Estado en la comunidad; una situación económica y financiera condicionada por la “asfixia financiera a la que nos han sometido” por parte del Gobierno central, y un reparto injusto del objetivo de déficit se ha notado en las arcas andaluzas y hubiera obligado a la Junta, de no ser por la colaboración público-privada, a replantearse determinados proyectos que eran de “interés social y de justicia con los ciudadanos”.

Susana Díaz ha manifestado que en torno a doce proyectos se han llevado a cabo con esa fórmula, como el hospital del Campus de la Salud de Granada, la autovía del Almazora y el Olivar, y distintos metros, como los de Sevilla, Granada y Málaga.

Después de que Maíllo haya denunciado que la Cámara de Cuentas ha puesto de manifiesto “sobrecostes” en las obras de los metros de Málaga y Sevilla, la presidenta ha explicado que dicho órgano fiscalizador ha dicho con claridad que dicho “sobrecoste” contempla elementos como parking, pantallas acústicas o tramos de soterramientos que no estaban previstos en el proyecto inicial.

La presidenta ha insistido en defender esa colaboración público-privada, consciente de que se puede mejorar en la justificación y en la transparencia, pero que es “útil y necesaria”.

Asimismo, ha aludido al hecho de que la nueva alcaldesa de Barcelona contemple como un instrumento útil esa fórmula y que consejeros de IULV-CA en el anterior Gobierno andaluz de coalición presentaran proyectos para el Plan Junker que iban a estar financiados con la financiación público-privada.

Díaz ha pedido a Maíllo “no demonizar” al empresariado andaluz ni a aquellos que tienen que generar riqueza y empleo, porque en momentos de dificultad económica van a ayudar a que proyectos que sean útiles para los ciudadanos puedan salir adelante, a "pesar de la asfixia" económica de las comunidades en estos años de austeridad a ultranza.

Una “hipoteca” para los andaluces

Por su parte, el portavoz de IULV-CA ha considerado que la “mal llamada” fórmula de colaboración público-privada solo supone “un gran negocio para banca privada” y conlleva “hipotecar” a los andaluces no solo para una o dos legislatura, sino para cinco o seis. Asimismo, ha indicado que los proyectos que se desarrollan bajo esa fórmula no aparecen en inversiones reales de los presupuestos, sino en “transferencias corrientes para evitar el déficit”.

Asimismo, Maíllo ha indicado que aunque pueda ser legal, es un modelo “profundamente injusto”, porque “nos hipoteca y no es eficaz para los intereses de los andaluces”, de manera que ha pedido a la Junta que se replantee seguir recurriendo a esa fórmula de colaboración público-privada.