Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00

Solo 21 países europeos, España incluida, poseen un plan nacional de resistencias antimicrobianas

Los estados del sureste asiático son los más avanzados en esta clase de estrategia

Domingo, 10 de mayo de 2015, a las 13:40
Javier Barbado. Madrid
Tan solo 21 estados de los 53 europeos integrados en la Organización Mundial de la Salud (OMS) disponen de un plan nacional contra las resistencias a los antibióticos, y España se encuentra desde junio de 2014 entre ellos, conforme revela un informe recién publicado por aquel organismo internacional, del que también se deduce que el sureste asiático alberga el mayor número de países provistos de una estrategia de esta índole, paso imprescindible para la vigilancia, control y reducción del problema.

Porcentaje de Estados europeos miembros de las OMS que disponen de un plan nacional de resistencia antimicrobiana; mecanismos de coordinación; un punto de atención del problema; una política o estrategia al respecto y, por último, que han elaborado un un informe de situación sobre este asunto en los últimos cinco años. Fuente: OMS.


Su gravedad está fuera de toda duda, ya que, de no descubrirse nuevas moléculas contra las bacterias, las variantes de éstas inmunes a los medicamentos terminarían por complicar la curación de las enfermedades infecciosas, amén de causar estragos en la población con su inmunidad comprometida (bien por la edad, bien por enfermedad) como, de hecho, ya sucede en todos los hospitales del mundo, extremo que ha ratificado a Redacción Médica el jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital del Mar de Barcelona, Juan Pablo Horcajada.

Para este especialista –quien también pertenece a la Junta Directiva de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica–, la raíz del conflicto es de naturaleza económica, esto es, reside en invertir más dinero en la síntesis de esas nuevas sustancias antibióticas no vulnerables a las cepas resistentes.

El especialista Juan Pablo Horcajada.

El propio Horcajada destaca la situación española en este asunto, no desfavorable si se repara en que, en efecto, todavía muchos estados carecen de un plan estratégico nacional al respecto. En Europa, 22 países no lo poseen y en diez ni siquiera se conoce su posición sobre ello, según los datos del estudio publicado en abril por la OMS en el que se analiza la respuesta a las resistencias antimicrobianas en todo el mundo.

En otros aspectos recogidos por el trabajo, Europa queda mejor posicionada; por ejemplo, en el número de países que disponen de una estructura coordinada para hacer frente al problema (25) y en el de los que poseen puntos de control de esta complicación derivada de mal uso de los antimicrobianos (37).

Sin embargo, más de la mitad de los 53 estados europeos carece de políticas encaminadas a reducir la diseminación de las resistencias así como de la publicación de informes de situación que hayan sido elaborados en los últimos cinco años.

Estados Unidos sobresale en laboratorios de referencia

Por su parte, el continente americano, con Estados Unidos a la cabeza, despunta en el número de naciones con laboratorios de referencia para el análisis de la sensibilidad bacteriana a los antibióticos, punta de lanza de la investigación científica para combatir las resistencias (el 96 por ciento de los países del nuevo mundo lleva a cabo estas pruebas; en Europa, el Sureste Asiático y regiones del oeste del Pacífico también se desarrolla esta labor, y, de hecho, entre el 69 y el 82 por ciento de ellos también dispone de laboratorios nacionales referentes).

En el caso de la administración estadounidense, el presidente Obama acaba de elaborar una estrategia nacional en la que se ha invertido mucho dinero y que debería servir de modelo para otros gobiernos, ha destacado Horcajada, quien insiste en el impacto social de la proliferación de resistencias a los antibióticos conocidos y emplaza a los políticos a que tomen las riendas de una alerta de salud pública de primera magnitud.

Resistencias causadas por el VIH, la malaria y la tuberculosis

Otro de los puntos destacados del informe deja en evidencia la supremacía de los países del sureste asiático y Pacífico-oeste en la vigilancia de resistencias a los agentes antimicrobianos causadas por microorganismos específicos, en concreto algunas cepas del virus de la gripe, el virus de la inmunodeficiencia adquirida (VIH), el bacilo causante de la tuberculosis o el patógeno que provoca la malaria.

Así, en el caso, por ejemplo, del virus que da lugar al sida, una decena de estados de la región del sureste asiático y 19 de los del Pacífico-oeste han desarrollado controles de vigilancia de la influencia del microorganismo en el problema, frente a los 23 del continente americano, los cinco del africano y los seis de la zona mediterránea de Europa del este; en cambio, en los estados europeos no se ha hecho nada en esa dirección.

Regiones integradas en la Organización Mundial de la Salud (OMS). Fuentes: OMS.


Estas naciones asiáticas y del Pacífico también despuntan en la vigilancia y control de resistencias originadas por las bacterias en general, de lo que se deduce su liderazgo frente a esta amenaza al menos desde el punto de vista cuantitativo.

Un dato curioso: la ignorancia de los europeos

Por último, el estudio refleja curiosidades que revelan lo mucho que queda por hacer en divulgación médica y sanitaria incluso en países desarrollados como la mayoría de los europeos. Según una encuesta elaborada en 2013 en la Unión Europea, alrededor de la mitad de su población está convencida de que los antibióticos son efectivos contra las infecciones víricas (origen de su uso inapropiado y de la creación de cepas bacterianas resistentes).

ENLACES RELACIONADOS:

Acceda al informe de la OMS de abril de 2015

Acceda al plan nacional de España contra las resistencias antimicrobianas

España se pone como objetivo poner coto a las resistencias a los antibióticos (03/06/2014)

La OMS recomienda a Europa quer reduzca el consumo de antibióticos (20/03/2014)