Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 14:55

Separ mide la excelencia de profesionales y áreas

La acreditación de áreas supone una valoración objetiva de la calidad asistencial

Miércoles, 03 de junio de 2015, a las 17:44
Sandra Melgarejo. Madrid
“La sociedad cada vez es más exigente y tenemos que demostrar objetivamente que estamos en posesión de las habilidades propias de nuestra especialidad”. Esa es la motivación que, según Alberto Capelastegui, director del Comité de Calidad Asistencial de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), ha llevado a la organización científica a crear su propio modelo de recertificación. “Todo el mundo quiere saber si el profesional que le atiende es competente, pero no vale con que él lo diga, sino que tiene que probarlo de forma fehaciente”.

Alberto Capelastegui.

“Se está desarrollando un marco legal en nuestro país y hay una normativa europea, pero Separ se ha adelantado a las exigencias formales”, indica Capelastegui. Esta herramienta, que certifica el desarrollo profesional de los especialistas, está “prácticamente operativa”, indica el director del Comité de Calidad Asistencial, y se dará a conocer en profundidad en el 48º Congreso Anual Separ, que se celebra del 5 al 8 de junio en Gran Canaria.

“Por ahora, la recertificación será voluntaria, fácil de implementar, se hará cada seis años y se centrará en las competencias nucleares de la especialidad”, detalla. “Queremos convencer a los socios de que no es tanto un examen, que lo es, como una forma de identificar áreas de mejora”. La Junta Directiva de Separ considera que esta iniciativa es una “línea estratégica” para la sociedad científica.

Acreditación de áreas

En la misma línea, Separ tiene un compromiso con la certificación empírica de la calidad de las áreas de Neumología. “El gran handicap de la Medicina es que no estamos acostumbrados a medir de forma sistemática resultados. Asumimos que lo hacemos bien, y así es, pero no lo demostramos de forma objetiva”, señala Capelastegui.

Así, la organización también centra sus esfuerzos en la acreditación de áreas (sueño, asma, tabaquismo, etc.), para la que ya hay una herramienta que evalúa, periódicamente, el nivel real de excelencia de las unidades. “Hay una serie de exigencias cuantificables del buen hacer clínico y ese es el gran salto que ha dado Separ”, concluye el director de Calidad Asistencial.