Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50

Semfyc y SEMI se suman a la corriente crítica con Facme

La sociedad de AP admite que el funcionamiento interno no es óptimo, pero cree que hay margen de mejora, mientras que SEMI se plantea directamente seguir el camino de los neurólogos

Miércoles, 05 de diciembre de 2012, a las 00:39

Javier Leo. Madrid
El anuncio de la salida de la Sociedad Española de Neurología (SEN) de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (Facme) ha cogido totalmente fuera de juego a la mayor parte de las 37 (ahora 36) sociedades científicas que componen la organización. Redacción Médica se ha puesto en contacto con algunas de las más representativas, siendo la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc) y la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) las únicas que se han sumado, a distintos niveles, a las críticas realizadas por los neurólogos.

Pilar Román, presidenta de SEMI; José Manuel Bajo Arenas, presidente de Facme; y Josep Basora, presidente de Semfyc.


Josep Basora, presidente de Semfyc, ha explicado a este diario que su sociedad “salió muy contenta de la última Asamblea General porque se están solucionando muchos problemas de funcionamiento interno”; pero “eso no quiere decir que no haya margen de mejora, sobre todo en la representatividad de las sociedades”. “Es una organización joven que todavía tiene que madurar su proceso de toma de decisiones, especialmente el papel de su Asamblea. En cualquier caso, estamos satisfechos dentro de Facme, sino no estaríamos en ella”, apostilla Basora.

SEMI: “La decisión de quedarnos o no está en ‘stand-by”

La presidenta de la SEMI, Pilar Román, va un paso más allá al afirmar que los internistas “no están muy contentos ni muy a gusto en Facme”. SEMI coincide con los neurólogos al criticar las “actuaciones dispersas de Facme” y añade “falta de transparencia”, prevalencia de los “intereses individuales sobre los colectivos” y “luchas de poder” que hacen que “la decisión de quedarnos o no esté en este momento en ‘stand-by’”, subraya Román.

En un punto neutral se sitúa la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), desde donde argumentan que ellos tienen “una relación fluida con las administraciones, por lo que no nos hace tanta falta que nos arrope Facme a la hora de negociar o representarnos. Aún así, consideramos que todos juntos  tenemos más fuerza y vemos positivo pertenecer a la federación”.

Pilar de Lucas, presidenta de Separ; Juan Jesús Cruz, presidente de SEOM; y José María Lailla, presidente de la SEGO.


El resto de sociedades cierran filas en torno a Facme

Redacción Médica también ha recabado opiniones de otras sociedades relevantes dentro de Facme. La nota común en todas ellas ha sido la de la sorpresa ante la decisión de la SEN, respeto absoluto ante su postura y defensa del papel de Facme en la sanidad española. Pilar de Lucas, presidenta de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), ha comentado que las cuotas que exige la federación (en torno a los 2.000 euros anuales) “no consumen tantos recursos” dentro de una sociedad científica, aún estando en crisis, y ha señalado que “cualquier sociedad, grande o pequeña, es escuchada cuando se piden cambios”.

Por su parte, José María Lailla, presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), ha indicado que la sanidad española y las organizaciones médicas “necesitan unión en estos momentos, no partición”. “Todo el mundo tiene voz en Facme y pienso que en momentos difíciles como el actual el diálogo y la unidad de acción nos llevarán a un mejor aprovechamiento de los recursos, así como a una mejor defensa de la sanidad que si cada uno va por su lado”, apunta.

Pediatras, médicos generales y hematólogos rechazan individualismos

Representando a los pediatras, Serafín Málaga, presidente de la Asociación Española de Pediatría (AEP), ha comentado que durante la última Asamblea General “no se oyeron tantas voces discordantes como están saliendo ahora”. Asimismo, ha subrayado que la Pediatría “se siente muy representada dentro de Facme”. En la misma línea se ha expresado Benjamín Abarca, presidente de la Sociedad Española de Medicina General y de Familia (SEMG), quien asegura no tener ningún problema dentro de Facme, una organización “muy productiva y que defiende temas de mucho interés para todas las sociedades”.

Carmen Burgaleta, presidente de la SEHH; Benjamín Abarca, presidente de SEMG; y Serafín Málaga, presidente de la AEP.


Carmen Burgaleta, presidenta de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), aporta su visión como sociedad científica “pequeña” dentro de Facme y reciente (menos de dos años en la federación) al indicar que “el consenso es difícil en el seno de la federación, pero ofrece una representación de alto nivel a todas las sociedades científicas, que defienden no tanto el profesionalismo como la excelencia médica”. “Aquel que se sienta menos representado que lo dialogue y recapacite, porque es tiempo de sumar, no de restar. Bastante nos divide ya la Administración”, asevera.

Otros miembros destacados de Facme, como la Sociedad Española de Nefrología (SEN) o la Sociedad Española de Cardiología (SEC), han rechazado hacer declaraciones a Redacción Médica al ser preguntadas por su situación dentro de Facme y la salida de los neurólogos de la organización.