Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00
Lunes, 17 de septiembre de 2012, a las 23:33

ESPERANZA AGUIRRE ANUNCIA SU DIMISIÓN
bajo su mandato también se han puesto en marcha 76 centros de salud
Se va la presidenta de los 12 hospitales y la libre elección
En febrero de 2011 confió la curación de un tumor de mama a la sanidad pública madrileña

Cristina Mouriño / Imagen: Sanitaria 2000. Madrid
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha anunciado este martes que abandona el cargo por motivos personales, entre ellos el cáncer de mama del que fue operada hace más de un año en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid (y del que ha dicho estar "curada"). Si algo ha definido estos casi nueve años de su gobierno ha sido su apuesta decidida por la sanidad, convirtiéndose en la presidenta regional que más centros ha proyectado e inaugurado en la historia de la España democrática.

A la izquierda Esperanza Aguirre durante la inauguración del Hospital Universitario Puerta de Hierro-Majadahonda. A la derecha, durante la visita a las obras del Hospital de Torrejón. La presidenta regional siempre ha aprovechado este tipo de visitas para hacer a los arquitectos sus propias recomendaciones sobre la funcionalidad de los centros.


La apuesta por una sanidad innovadora, cercana a los madrileños y con los profesionales como eje fundamental ha sido la seña de identidad del Gobierno de Esperanza Aguirre. Durante las dos legislaturas largas que ha estado al frente de la sanidad madrileña ha puesto en marcha 12 nuevos hospitales públicos (el de Collado Villalba aún en construcción), lo que supone más de 2.400 nuevas camas hospitalarias. El último en inaugurarse ha sido el Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles, el 22 de marzo de este año, que ha incorporado el robot quirúrgico Da Vinci, convirtiéndose en el segundo centro público de la Comunidad en contar con uno. Asimismo ha construido un total de 76 centros de salud y los nuevos hospitales públicos asumen ya el 25 por ciento de la actividad sanitaria de la Comunidad.

Esperaza Aguirre y los tres consejeros de Sanidad que ha tenido en sus gobiernos durante estos casi nueve años. A la izquierda, con Juan José Güemes y el actual, Javier Fernández-Lasquetty, el día de la toma de posesión de éste. A la derecha, con el consejero de su primer ejecutivo, Manuel Lamela, responsable de Sanidad y Consumo durante cuatro años.


Tres han sido los consejeros que, sin proceder ninguno del mundo sanitario, han acompañado a Aguirre durante estos nueve años. El primero de ellos, Manuel Lamela (2003-2007), con quien impulsó la construcción de nuevas infraestructuras para la sanidad regional. Tras los comicios de mayo de 2007 Juan José Güemes fue el elegido para liderar la Consejería de Sanidad. Tras la dimisión de Juan José Güemes, en marzo de 2010, llega a la Consejería de Sanidad Javier Fernández-Lasquetty con la libre elección y el área única como abanderados de su política, y con una apuesta decidida de diálogo y escucha al profesional, como ha quedado plasmado en los diversos planes estratégicos de las especialidades.

Área única y libre elección

A partir del 15 de octubre de 2012, una de las ideas liberalizadoras de Aguirre comenzaba a tomar cuerpo en la sanidad madrileña: así empezaba a funcionar completamente con un área única de Atención Primaria, una única gerencia encargada de las decisiones organizativas y de recursos. Se trataba de organizar el Sistema Madrileño de Salud (Sermas) sin limitaciones territoriales, eliminando las barreras administrativas. Meses más tarde, concretamente el 1 de diciembre, Madrid se convertía además en la única región que permitía a sus ciudadanos elegir tanto al médico y enfermera por el que prefieran ser atendidos como el centro sanitario donde recibir asistencia médica, una posibilidad de la que se han beneficiado los madrileños en 1,2 millones de ocasiones, según señalaba la propia presidenta en su último Debate sobre el Estado de la Región.

Bajo el mandato de Aguirre también se ha apostado por la consolidación del empleo en la sanidad madrileña, con OPEs como la que el Departamento que actualmente dirige Fernández-Lasquetty acaba de convocar, en la que se ofertan 3.571 plazas para sanitarios que quieran acceder a la condición de personal estatutario fijo.

Aunque pudo actuar como 'oposición' durante los ocho años de Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, también llegó a puntos convergentes con las ministras de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, y Ciencia, Cristina Garmendia.

Aguirre ha tenido una relación muy directa con la sanidad y la Medicina madrileña en este tiempo. A la izquierda, entregando un galardón a uno de los máximos exponentes de la sanidad privada en nuestro país, Juan Abarca Campal. A la derecha, en una reciente intervención en la Real Academia Nacional de Medicina (RANM).