Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 20:00

Satse exige al consejero que extinga las dos fundaciones públicas de Sanidad

Se trata del centro de Hemoterapia y Hemodonación y la del Instituto de Estudios de Ciencias de la Salud de Castilla y León (Iecsyl)

Viernes, 31 de julio de 2015, a las 19:59
Redacción. Valladolid
El Sindicato de Enfermería de Castilla y León (Satse) ha exigido al consejero de Sanidad de la Comunidad, Antonio María Sáez Aguado, que extinga las fundaciones públicas relacionadas con la Sanidad como el centro de Hemoterapia y Hemodonación y la del Instituto de Estudios de Ciencias de la Salud de Castilla y León (Iecsyl) y las integre en Sacyl.

Satse se lo ha pedido este jueves al consejero en la reunión del Consejo Castellano y Leonés de Salud. La extinción de esas fundaciones estaba prevista tras las medidas de recorte establecidas a nivel estatal y que perseguían la reducción de organismos públicos de este tipo, así como "redimensionar" la administración para ahorrar en gasto público, pero sin embargo, estas dos fundaciones de Castilla y León siguen existiendo, según ha informado el sindicato en un comunicado.

En concreto, el Centro de Hemoterapia y Hemodonación está gestionado por una fundación pública, su presidente es el consejero de Sanidad y en ella están representados otros organismos y organizaciones que son privadas, por lo que Satse ha exigido que se anule esta forma de gestión que finalmente es "privada" porque entran organizaciones ajenas al ámbito público y con ánimo de lucro en algunos casos.

Satse también ha demandado que se integren en Sacyl para que los profesionales que trabajan en ellas tengan "las mismas condiciones laborales y profesionales" que las del resto del Sistema Regional de Salud.

Así, las enfermeras que trabajan en el Centro de Hemoterapia son personal laboral sujeto a un convenio colectivo como en el ámbito privado y con condiciones "más penosas" que en Sacyl, sujetas a peligrosidad por los continuos viajes que deben hacer para las colectas de sangre y disponibilidad horaria que prolonga su jornada.

Además, la Consejería de Sanidad las considera "empleados públicos" para aplicarles "iguales recortes" de condiciones laborales y profesionales que al resto de empleados de Sacyl. Sin embargo, el sindicato ha criticado que no disponen de otras condiciones "más ventajosas" que sí tienen las del Sistema de Salud porque trabajan en una fundación y tienen su propio convenio.
Imprimir