15 nov 2018 | Actualizado: 12:20

Plan de Hepatitis C: Satisfacción general en los 7 primeros meses

Administraciones públicas, profesionales sanitarios e industria coinciden en alabar la buena marcha del plan en sus siete primeros meses de andadura

Jueves, 29 de octubre de 2015, a las 14:49
Marta Fernández. Madrid
Los profesionales sanitarios, los responsables de las administraciones y los profesionales de la industria farmaceútica coinciden en una valoración: los siete primeros meses de implementación del Plan Integral para la Hepatitis C han sido un éxito.  Con sus pros y sus contras, todos los asistentes este jueves a la presentación del informe elaborado por la farmaceútica Gilead y la consultora PWC sobre la implementación del plan han coincidido en subrayar el buen hacer del SNS en este caso.

“En España disponemos de todos los fármacos disponibles para tratar hepatitis C en este momento”, ha señalado Javier 

Alipio Gutiérrez, Mª Luz de los Mártires, José Manuel Ventura, Alicia Lázaro y José Luis Cañada.

Crespo, secretario de la Asociación Española para el Estudio del Hígado. “Este plan ha conseguido además reducir enormemente la conflictividad social”, ha recordado. Además, ha arrojado datos sobre los pacientes en tratamiento y ha asegurado que, si hace 10 años eran unos 10.000-12.000 los pacientes tratados, ahora mismo la cifra ha aumentado hasta los 33.000, de los que “prácticamente se curan todos, el 95 por ciento”.

La directora general de Gilead, María Río, ha dado la “enhorabuena y las gracias por todo el trabajo desarrollado con este plan”, que ha conseguido que "la hepatitis C esté en boca de todos porque hay una oportunidad de curarla, oportunidad que no existía hace un año". 

La máxima responsable de Gilead ha recalcado que "la administración ha desarrollado un plan ambicioso", convirtiéndose "en un grandísimo ejemplo". Asimismo ha recordado que Gilead "ha aportado soluciones donde no las había" y que también es su "obligación contribuir a que estos pacientes tengan acceso a la medicación". 

Javier García- Samaniego, jefe de sección de Hepatología del Hospital Universitario de La Paz en Madrid, ha continuado en la misma línea que sus colegas felicitando a la administración pública porque “con pocas enfermedades se han hecho mejor las cosas, pese al gran volumen de datos que existen”.  Ha querido valorar también el efecto económico que ha supuesto pero en términos positivos ya que “tiene un coste efectivo, porque es un tratamiento que tiene mucho retorno y ahorra dinero a la larga a la salud pública”.
 
Descoordinación entre administraciones y falta de transparencia

Sin embargo, ha señalado también que el plan no puede tener éxito “sin la participación de todos los agentes implicados: SNS, comunidades autónomas, pacientes e industria”. “Sin la colaboración entre todos ellos y un plan de seguimiento, no puede funcionar”, ha recalcado. Precisamente, el seguimiento es uno de los puntos débiles a los que se ha referido la mayoría de ponentes en la presentación de este informe.

Este aspecto ha sido criticado también por García- Samaniego quien ha dicho que “hay muy poca centralización de la información”. “Hay gran dispersión en los registros y esto podría hacer descarrilar el tren ya que no puede haber un buen seguimiento si no hay herramientas de recogida de información”. También ha hecho referencia  a la falta de coordinación entre el SNS e Instituciones Penitenciarias, algo “absolutamente esencial por la alta tasa de hepatitis C entre la población reclusa, que duplica a la de otros países”.

Por su parte, Mª Luz de los Mártires, subdirectora de coordinación asistencial de la consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid,  ha considerado “muy positivo el balance del plan de implementación”, recordando que, sólo en la Comunidad de Madrid se trata ya a 6.563 pacientes a día de hoy frente a los 159 que se trataban en enero de este mismo año. “El 60 por ciento de la población susceptible de ser tratada lo está siendo ya”, ha añadido. De los Mártires ha confirmado también que a finales de este año serán 9.000 los pacientes tratados, “el 90 por ciento de la población diagnosticada con un grado F2 o superior”.

El subdirector general de optimización e integración de la consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana, José Manuel Ventura, ha felicitado también al SNS diciendo que “es el mejor plan desarrollado e implementado”, consiguiendo que “el tratamiento ahora mismo ya no sea un problema”. Eso sí, ha querido recordar, como otros de los ponentes, que “sigue existiendo un problema epidemiológico derivado del infradiagnóstico”.

También se ha hecho eco de los problemas de descentralización y recogida de datos y ha señalado que “hay que hacer datos agregados, no hay sistema único o centralizado”. “Fallamos ahí”, ha subrayado.

En esta línea se ha expresado también, de manera dura y clara, sobre el apartado de financiación: “es lamentable que muchas administraciones no sepan cuánto vale el tratamiento porque no hay transparencia”. “No conocemos los presupuestos por lo que no sabemos cómo y  cúando podremos pagar nuestras facturas”, ha criticado.

La responsable de la Comunidad de Madrid ha confirmado también que no conoce de manera clara cómo se va a seguir repartiendo el presupuesto pero que, en Madrid, “se está suministrando sin restricción presupuestaria”.

La presentación de este informe se ha cerrado con una mesa redonda donde todos los ponentes han vuelto a estar de acuerdo en la “buena y rápida implementación del plan pese a los flecos de descoordinación”. 

ENLACES RELACIONADOS:

Acceda al informe completo de Gilead y PWC sobre la implementación del plan