Redacción Médica
15 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30
Jueves, 30 de abril de 2015, a las 20:05
Redacción. Santiago de Compostela
El Gobierno gallego ha autorizado el expediente de gasto para el suministro a la Consejería de Sanidad de vacunas por casi 10,3 millones de euros, derivado del acuerdo marco del Ministerio de Sanidad.

Rocío Mosquera, consejera de Sanidad de Galicia.

Este contrato comprende la compra de 15 tipos de vacunas para utilizar en el programa gallego de vacunas, tanto en el calendario infantil sistemático como en la vacunación destinada a determinados colectivos de riesgo, para los próximos dos años. A través del mismo, se alcanzará un ahorro estimado de más de 600.000 euros con respecto al anterior acuerdo marco.

Asimismo, el titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha esgrimido que Sanidad renueva su apuesta por la contratación centralizada y la "extiende" al servicio de lavandería para los centros sanitarios del Sergas "reduciendo los costes y garantizando una prestación equitativa".

El Consejo de la Xunta ha autorizado el expediente de gasto relativo a la contratación de este servicios para los centros sanitarios que no cuentan con servicio de lavandería propio, por un importe de 14,8 millones de euros (3,7 al año) y una duración de 48 meses.

Feijóo ha señalado que la licitación garantiza "la concurrencia" de las empresas, al dividirse en cinco lotes basados en la distribución geográfica y en la configuración "organizativa" de los centros sanitarios para los que se contrata el servicio.

Laboratorio de Salud Pública

Por otra parte, Feijóo ha informado de que el Laboratorio Central de Salud Pública de Galicia, en el que se integraron los cuatro existentes, ha posibilitado "no solo mantener el nivel de actividad en apoyo a los programas de control oficial, sino también "incrementar los parámetros analizados, con 16.168 muestras y 149.214 ensayos".

En su primer año de funcionamiento, ha analizado 16.168 muestras, lo que supone el 98,7 por ciento de las recibidas. Aun manteniendo el nivel de actividad, en 2014 se constata "una disminución importante en el número de muestras rechazadas, pasando de una media de muestras aceptadas del 95 al 98,7 por ciento".

El laboratorio se ocupa del control microbiológico y químico de productos alimenticios y del control de las aguas de consumo y playas.