Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Sanidad facilita a las comunidades los datos para aplicar el nuevo copago

El Instituto Nacional de la Seguridad Social envió los datos al Ministerio el pasado viernes día 15, ya cruzados con Hacienda nacional y foral

Lunes, 18 de junio de 2012, a las 19:30
Redacción. Madrid
El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha puesto este lunes a disposición de los servicios de salud de las comunidades autónomas los datos de los ciudadanos necesarios para poder aplicar, a partir del próximo 1 de julio, el nuevo copago farmacéutico, tal y como estaba previsto. "Se están cumpliendo todos los plazos", según han confirmado a Europa Press fuentes ministeriales, después de que el consejero de Salud de la Generalitat de Cataluña, Boi Ruiz, haya asegurado que todavía no habían recibido las bases de datos que permitirán la aplicación de los nuevos criterios.

El consejero de Salud de Cataluña, Boi Ruiz, junto a la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social envió los datos al Ministerio de Sanidad el pasado viernes día 15, ya cruzados con Hacienda nacional y foral. Tras recibir toda la información, los servicios informáticos del Ministerio han estado trabajando durante todo el fin de semana para transformar la información recibida en los datos del código que incluirán las recetas en cada comunidad, que variará en función de si el ciudadano es trabajador activo o pasivo y, en cada caso, de su nivel de renta.

Una vez concluido este trabajo, Sanidad se ha puesto en contacto con todos los servicios de salud de las comunidades para ver de qué manera les hacían llegar la información. Ahora son las comunidades las que tienen que cerrar todos los detalles para que la primera semana de julio se pueda aplicar el nuevo copago, han informado las mismas fuentes, recordando que, de momento, solo afectará a los medicamentos. El decreto ley de reforma del sistema aprobado por el Gobierno a finales de abril contempla que los trabajadores pasarán a pagar a partir del 1 de julio entre un 40 y un 60 por ciento de sus medicinas, en función de sus ingresos, mientras que los pensionistas, que antes no pagaban nada, abonarán un 10 por ciento con un tope de 8 ó 18 euros mensuales según su renta.