Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05

Casi 900 tratamientos para la hepatitis C autorizados en 2015

Del Busto, preocupado porque el excesivo precio de los fármacos dañe la sostenibilidad del sistema

Martes, 23 de febrero de 2016, a las 18:21
Redacción. Oviedo
El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, se ha expresado acerca del peligro de desequilibrio presupuestario que puede suponer el gasto farmacéutico. Del Busto ha hecho estas observaciones durante la comparecencia que ha mantenido en la Comsión de Sanidad de la Junta General del Principado para informar de las actividades de la Comisión para el Uso Racional del Medicamento y Productos sanitarios (Curmp). Entre los trabajos de la Curmp figuró la autorización de 887 tratamientos para la hepatitis C.

El consejero Del Busto.

Este órgano fue constituido en 2013 en el seno del Servicio de Salud (Sespa) con el fin de asegurar la calidad de la prestación farmacéutica y garantizar el acceso a los medicamentos. Según ha explicado Del Busto, la Curmp emitió el pasado año 278 valoraciones sobre solicitudes individualizadas relativas a 71 medicamentos diferentes, fundamentalmente para oncología médica y hematología, en las que recomendó la autorización en 179 inicios de tratamiento.

Entre las principales tareas de la Curmp a lo largo del año pasado también figuraron las reuniones de la subcomisión para el tratamiento de la hepatitis C, que tiene entre sus funciones la de dictaminar sobre los casos en que está indicado iniciar, continuar o suspender un tratamiento. Esta comisión evaluó 919 solicitudes de antivirales para esta enfermedad, de las cuales se autorizó en 887, según explicó Del Busto.

Fue en este punto donde, según recoge La Nueva España, Del Busto aludió al excesivo precio que la industria impone a los medicamentos y al riesgo que suponen para la sostenibilidad del sistema. “Por suerte, están saliendo nuevos fármacos para mil enfermedades que antes no se trataban, que suponían ser desahuciado. Pero esto lleva a una curva ascendente que es difícil que no afecte a todo el sistema sanitario y a la sostenibilidad del país”, expresó.