Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 13:10

San Sebastián firma con Osakidetza un nuevo protocolo de atención sociosanitaria

Su objetivo es servir de modelo de coordinación para otros territorios

Lunes, 03 de septiembre de 2012, a las 19:08

Redacción. San Sebastián
El Ayuntamiento de San Sebastián dirigido por Bildu y el Servicio Vasco de Salud (Osakidetza), dependiente del Departamento de Sanidad y Consumo del Ejecutivo vasco, han firmado un nuevo protocolo de coordinación de atención sociosanitaria. Según informa el Gobierno, el objetivo es “el establecimiento de un posible modelo en el que puedan inspirarse las Organizaciones Sanitarias y de Servicios Sociales de otros ámbitos territoriales”.

Rafael Bengoa, consejero de Sanidad, y Juan Karlos Izaguirre, alcalde de San Sebastián.

Para ello, los tres organismos se han comprometido a consolidar y extender las buenas prácticas de comunicación y colaboración ya existentes entre algunos profesionales de ambos sistemas, estableciendo una fórmula de coordinación sociosanitaria entre los servicios de salud de atención primaria a adultos (Comarca Guipúzcoa), Centros de Salud Mental, el Hospital Universitario Donostia (hospital general) y los servicios sociales de atención primaria municipales (Ayuntamiento Donostia).

Según sus responsables, este sistema servirá de base para garantizar la continuidad de la atención y lograr en el futuro una Atención Primaria Sociosanitaria que mediante intervenciones interdisciplinares responda de manera integral a las necesidades de las personas en su entorno social habitual. De este modo, garantizan la intervención a través de sus respectivas carteras de servicios “de forma ágil y coordinada para garantizar la continuidad de la atención evitando duplicidades y vacíos asistenciales”.

Con este fin se plantean diferentes acciones y procedimientos de actuación de los profesionales implicados, en función del tipo de problema detectado, de la gravedad del caso, y el dispositivo donde se encuentre ubicada la persona afectada, poniendo especial énfasis en la detección precoz de los casos necesitados de abordaje por parte de los dos servicios.

“Todo ello”, añaden, “con el compromiso expreso de las partes intervinientes del mantenimiento de la confidencialidad de la información así como las debidas garantías en el tratamiento de los datos, tanto de los ciudadanos como de sus familiares”. Del seguimiento y evaluación, previstos en el protocolo y realizados conjuntamente por las instituciones que lo suscriben, se pretende, apuntan, “la extensión de la coordinación sociosanitaria de manera sólida y estable”.