Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05

Salud y Cruz Roja se alían para garantizar la atención sanitaria a los más vulnerables

Se ha detectado que los ayuntamientos dificultan el empadronamiento de algunos colectivos

Martes, 03 de marzo de 2015, a las 15:05
Redacción. Barcelona
El director del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), Josep Maria Padrosa, y el presidente de Cruz Roja de Cataluña, Josep Marquès, han firmado un convenio para garantizar que todas las personas vulnerables acceden a la tarjeta sanitaria en Cataluña.

Marquès.

La iniciativa surge después de que la Consejería de Salud de la Generalitat haya detectado que algunos ayuntamientos dificultan el empadronamiento de ciertos colectivos, principalmente inmigrantes, con lo que no pueden obtener la tarjeta sanitaria, ha informado en un comunicado.

Con este acuerdo, Cruz Roja podrá acreditar la residencia de estos inmigrantes aunque no estén empadronados, así como también la de personas desahuciadas y ‘sin techo’, y trabajará en estrecha colaboración con Salud. A las personas identificadas y reconocidas como beneficiarias de este convenio, se les entregará un documento que les dará acceso provisional a la asistencia sanitaria pública.

El acuerdo no modifica la regulación sobre los servicios asistenciales

El acuerdo entre el CatSalut y Cruz Roja no modifica la regulación general sobre los servicios asistenciales sanitarios, “sino que pretende reforzar el acceso a la sanidad pública y actuar en beneficio de personas vulnerables”.

Cruz Roja identificará a las personas que puedan ser objeto de cobertura del convenio a través de sus Puntos de Apoyo a las Familias, desde donde ofrece una atención integral y cubre las diversas necesidades de las personas en situación vulnerable.

Una vez identificadas, remitirá sus datos y documentos acreditativos al CatSalut, “respetando la normativa vigente de protección de datos”. El CatSalut expedirá los documentos acreditativos que les darán acceso provisional a la asistencia sanitaria pública con una vigencia de un año.