Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05
Miércoles, 20 de marzo de 2013, a las 15:19

Redacción. Logroño
El consejero de Salud y Servicios Sociales, José Ignacio Nieto, acompañado por la gerente del Seris, María Luz de los Mártires, y por el jefe de la sección de Alergología, Teófilo Lobera, han informado del elevado riesgo para los pacientes alérgicos esta temporada, teniendo en cuenta que la pluviosidad registrada es el principal factor que condiciona la polinización lo que unido a temperaturas un poco más cálidas, ocasiona una prematura floración de algunos árboles, y con ello, algunos alérgicos ya están apreciando los síntomas.

De los Mártires, Nieto y Lobera.

Un otoño y un invierno lluviosos, seguidos de una primavera soleada, causan las 'concentraciones' de polen problemáticas que agravan los síntomas para los alérgicos. En función de cómo vaya evolucionando la climatología en las próximas semanas, se prevé altos niveles de pólenes y, por tanto, una mayor incidencia de la alergia en La Rioja.

Si la primavera de 2012 fue una de las más leves, este año se prevé una estación con elevado riesgo para los pacientes alérgicos, ya que el número de granos por metro cúbico registrado duplica el recuento del año anterior. El total de polen de gramíneas recolectado en cada temporada muestra una estrecha relación con lluvia, humedad y temperaturas registradas durante los meses de octubre a marzo.

Además de las gramíneas, hay otros pólenes alergénicos que alcanzan notable relevancia a lo largo de todo el año en las diversas zonas geográficas españolas; cupresáceas de enero a marzo; plátano de sombra en próximas fechas y de forma cada vez más destacada en las grandes ciudades; mayo y junio como meses clásicos de las gramíneas y el olivo  especialmente en Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha y, por último, el polen de parietaria en la costa mediterránea, una maleza muy alergénica y de prolongada polinización.

Lobera ha apuntado que se suele dar entre la infancia y la adolescencia, si bien ahora ha aumentado más entre los adultos. No obstante ha indicado que los tratamiento "son más eficaces y seguros" para controlar los síntomas.

Por otra parte ha advertido que ha crecido el número de personas que sufren alergia alimentaria, derivadas en muchas ocasiones de los niveles de polen en frutas, verduras o frutos secos, entre otros alimentos.