21 nov 2018 | Actualizado: 19:20
Lunes, 24 de marzo de 2014, a las 11:48

Fernando Redondo, presidente de FEFE, y Javier Gómez, presidente de Sefac.

Eduardo Ortega Socorro. Madrid
La resolución del Tribunal Superior de Andalucía de la pasada semana, con la que impedía a la Junta la retirada de medicamentos del canal de oficina de farmacia para que pasaran a dispensación hospitalaria, ha sacado a la palestra esta cuestión, que han denunciado varias voces del sector. “Ha pasado y lleva años pasando. Es una práctica generalizada en toda España”, indica Luis de Palacios, secretario general de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), y pone ejemplos como Cantabria, Madrid, Castilla-La Mancha o Comunidad Valencia, además de La Rioja, aunque en esta autonomía, al igual que en Andalucía, el poder judicial ha anulado la decisión del ejecutivo regional.

Para De Palacios, la clave es, como indican las resoluciones de los tribunales andaluz y riojano, que “la decisión a este respecto tiene que ser estatal, no autonómica, dado que afecta a la equidad de acceso al medicamento”. Por ello FEFE reclama que “el Ministerio de Sanidad tome cartas en el asunto y que se asegure que se cumple con la legalidad”.

En este sentido, a De Palacios le sorprende que “Sanidad no se haya opuesto de Oficio” y lamenta “profundamente que la Administración no cumpla con sus propias normas”. Mientras, Lola Murillo, vicepresidenta de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (Sefac), pide que el ministerio “se siente con las regiones para decidir criterios mínimos” sobre el traslado de medicamentos de oficina de farmacia a hospital.

Fuentes de la profesión afirman que en 2012 el Ministerio de Sanidad tuvo intención de unificar criterios al respecto, pero desconocen qué fue de este proyecto.

La crisis y la potenciación

De Palacios explica que aunque la retirada de medicamentos de oficina de farmacia a dispensación hospitalaria ya se hacía “se potenció mucho a raíz de la crisis, particularmente desde 2009 y 2010”. Asegura que no hay excusas para esta actividad de las administraciones autonómicas dado que “el control y la seguridad sobre el producto es la misma. Además, el cauce de la farmacia es más accesible” y considera “especialmente flagrante”, en este sentido, “el caso de las vacunas”, dado que muchas ya no se pueden vender en botica.

“Básicamente, no tiene sentido que los medicamentos no se puedan dispensar en el establecimiento que está más cercano al paciente”, opina Murillo. “Es lamentable que se llegue a argumentar que estas decisiones se toman para mejorar la atención. Todos los días, unos dos millones de personas entran a las farmacias y son los crónicos los de más alta frecuentación. En cambio, en la farmacia hospitalaria del Gregorio Marañón se pone una máquina de Coca Cola para dispensar medicamentos”.

Precisamente, este mismo mes de marzo, Ignacio Güenechea, vicepresidente del Grupo Cofares, también reclamaba que se promoviese el canal farmacia y que no se sigan deslocalizando productos como las vacunas y especialidades farmacéuticas que se están destinando a la dispensación hospitalaria.


NOTICIAS RELACIONADAS

El TSJA niega a Andalucía las competencias en política farmacéutica (24/03/2014).