Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 18:50

Rechazo unánime entre los ‘señalados’ por las recomendaciones de la ONT

Seis centros no llegan a la cantidad de intervenciones mínimas que requiere la organización

Sábado, 09 de noviembre de 2013, a las 17:52

Redacción. Madrid
Las declaraciones del director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Rafael Matesanz, en las que abogaba por la eliminación de aquellas unidades de trasplante cardiaco que no cumplieran con unos criterios mínimos de actividad han recibido una respuesta unánime. De este modo, diferentes autoridades autonómicas y de las seis unidades afectadas han mostrado su rechazo a estas recomendaciones a la vez que han anunciado su intención de mantener la actividad.

Boi Ruiz, Faustino Blanco, Ricardo Oliván y Marta Vera, consejeros de Sanidad de Cataluña, Asturias, Aragón y Navarra respectivamente; José Antonio de Santiago-Juárez, portavoz de la Junta de Castilla y León; y Sergio Cánovas,  jefe de Servicio de Cirugía Cardiovascular del Hospital La Arrixaca.

Desde los Gobiernos autonómicos de los centros afectados se han producido varias reacciones. Una de las más claras ha sido la protagonizada por el consejero de Salud, Boi Ruiz, que ha negado haber recibido información alguna desde el Ministerio y ha asegurado que “tomar decisiones de este tipo no está en sus manos, y menos poner en cuestión que el Hospital Clínic pueda trasplantar o no” antes de aclarar que será la Generalitat se encargue de la decisión.

En término similares a Ruiz se ha manifestado el consejero asturiano, Faustino Blanco, que ha manifestado su “compromiso” con la cartera de servicios actual además de su satisfacción con el funcionamiento de la Unidad de Trasplante Cardiaco del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), que en 2012 realizó 16 intervenciones (la ONT recomienda un mínimo de 15 y no más de 20).

Otro de los centros susceptibles de perder los trasplantes de corazón es el Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Sobre el tema se ha pronunciado el consejero de Sanidad del Gobierno de Aragón, Ricardo Oliván, que ha calificado como “meras sugerencias” las palabras de Matesanz. Sobre la unidad, ha asegurado que ha transmitido a los responsables del centro el “reto” de convertirlo en referencia nacional en materia de trasplantes, abogando por prestar servicio a las comunidades próximas que no lo ofrezcan.

En el caso del Hospital Clínico de Valladolid también se ha confirmado su continuidad. No obstante, el portavoz de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez, ha insistido en la necesidad de establecer alianzas con otros centros para mantener el ratio mínimo de intervenciones. Un ratio que espera alcanzar en 2013 el murciano hospital de La Arrixaca, desde donde se asegura que la unidad se ha relanzado con seis intervenciones desde el mes de mayo que hacen “fácil” alcanzar el mínimo que garantice el mantenimiento de la calidad del programa.

Mención aparte merece el caso navarro, cuyo concierto con la Clínica Universidad de Navarra se concretó en seis intervenciones el año pasado. A pesar de ello y de considerar “muy lógicas” las recomendaciones de Matesanz, la consejera de Salud, Marta Vera, ha precisado que es importante fijarse, además de en el número de intervenciones, en la supervivencia de las personas sometidas a trasplante. En ese aspecto, la CUN está por encima de la media nacional.

El PSOE pide a Mato explicaciones en el Congreso

El portavoz socialista de Sanidad en el Congreso, José Martínez Olmos, ha solicitado la comparecencia parlamentaria de la ministra Ana Mato ante la “inquietud” generada por este tema, sobre el que ha asegurado que hay que ser “claros y transparentes, midiendo bien los pasos”.

Además, ha considerado que en el caso de los trasplantes la ciudadanía es "muy sensible" y es por ello que considera que Mato debería de dar cuentas sobre los pasos a seguir. "Somos exigentes en no perder unidades que tengan calidad y aseguren accesibilidad", ha afirmado.