Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 18:10

Paredes: “Habrá plena nitidez en listas de espera, con una Oficina Central y un Observatorio”

Defiende la gestión de las listas de espera y decisiónes “técnicas”, como retomar el proyecto original del hospital de Don Benito

Viernes, 05 de febrero de 2016, a las 14:41
Sergio López.
Catalina Paredes, enfermera y natural de Don Benito, afronta su primera legislatura en la Asamblea de Extremadura como portavoz socialista en la Comisión de Sanidad. Defiende la labor de José María Vergeles al frente de la consejería en aspectos como la gestión de las listas de esperas y destaca la importancia de que el titular de Sanidad sea un médico.
 

Catalina Paredes, portavoz del PSOE en la Comisión de Sanidad.

¿Cuáles son los principales desafíos que afronta la sanidad extremeña? ¿Cómo se pueden abordar factores como la dispersión o el envejecimiento de la población?
 
Los desafíos que se plantean en esta legislatura son muchos porque el Gobierno del PP nos deja un sistema sanitario herido y maltrecho. Cuando hace ocho meses volvimos al Gobierno de la Junta de Extremadura encontramos una sanidad en quiebra económica con una deuda de más de 400 millones de euros, esto es, casi un tercio del presupuesto total del Servicio Extremeño de Salud (SES).
 
Hay que poner las cuentas en orden porque con la sanidad no se juega y el Gobierno de Monago jugó con ella. Queremos recuperar la calidad en la sanidad de la que siempre hemos hecho gala en Extremadura y devolver a los ciudadanos un servicio de garantías. Hay que frenar las listas de espera y explicar qué está pasando. No es de recibo que Monago tuviese casi a 100.000 extremeños esperando una cita médica sin que apareciesen en los datos ‘oficiales’ de listas de espera. ¡Estaban en un limbo administrativo! 
 
La gente tiene que volver a creer en su sanidad, en un servicio público básico en nuestro estado del bienestar. Es cierto que hay características de nuestra región que nos marcan como la dispersión o el envejecimiento al que hace referencia. Contra eso se lucha reabriendo las 21 urgencias rurales que cerró el PP en sus cuatro años de Gobierno. Y se lucha también con la restauración de una Ley de la Dependencia como el nuevo consejero José María Vergeles ya ha anunciado que quiere acometer.
  
¿Qué balance hacen de los seis meses que lleva el consejero Vergeles al frente de la Consejería de Sanidad? 
 
El nuevo consejero es médico y eso, aunque el PP pensase lo contrario, es de vital importancia. Conocer la profesión, los profesionales, los procesos de gestión clínica y haber vivido la configuración del actual SES desde dentro, como él, hacen que desde el primer momento el consejero tuviese muy claro cuál era su cometido.
 
Pero es que además, que Guillermo Fernández Vara, que fue el consejero con el que nació el SES, sea de nuevo presidente de la Junta de Extremadura, debe dar seguridad a los extremeños de que nadie como él va a proteger un sistema de salud público de calidad, que llegue a todos los ciudadanos y que nos iguale ante la ley.  
 
Dentro de ese balance, ¿qué lugar ocupa la situación de las listas de espera? Desde el Grupo Popular se les acusa tanto del incremento en las listas como de manipular los datos para engordarlas. 
 
Que el PP hable de manipular las listas de espera es, cuando menos, vergonzoso por no decir lamentable. El único partido político que ha manipulado en esta región listas de espera ha sido el PP. Fue Monago el que tenía a casi 100.000 extremeños esperando a que les viese un médico y ni si quiera figuraban en las listas de espera. Eso no se lo merecen los extremeños.
 
Frente a esto, hemos promovido la creación de una comisión en la Asamblea de Extremadura para abordar la situación de las listas de espera. Es decir, se le va a dar a cada paso que se dé la máxima transparencia posible. Otros no pueden decir lo mismo. Por cierto, que el PP se abstuvo a la hora de votar la creación de dicho órgano. Las listas de espera afectan a toda la sociedad extremeña y no se deben utilizar nunca como arma arrojadiza. Por ello, es beneficioso que exista un grupo en el que todos los partidos puedan trabajar con transparencia. Las listas de espera deben ser públicas y claras y con esta comisión lo vamos a lograr. 
 
Desde el Grupo Socialista se va a impulsar algún tipo de plan de choque para reducir la lista de espera. 
 
El propio consejero José María Vergeles ha comparecido a petición propia en la Asamblea de Extremadura para explicar cuál era la situación, cuáles eran los datos reales. En ese sentido, ha anunciado que se va a rescatar la Oficina Central de Listas de Espera con la misión de monitorizarlas permanentemente, controlar la situación de los pacientes fuera de garantías. Asimismo, el Observatorio de Listas de Espera renovará los manuales de gestión y aplicación con criterios sanitarios y sociales para priorizar los pacientes. 
 
Entre las medidas que se pondrán en marcha figuran también establecer un estándar medio de actividad de cada servicio en la que participarán los profesionales, aumento de la actividad de las áreas que estén por debajo de los indicadores, disminución de la variabilidad de la práctica clínica o puesta en marcha de un plan de eficiencia quirúrgica. Además, se cambiará el actual plan de choque para las listas de espera del ejecutivo anterior, que no está dando resultados. 
 
¿Qué iniciativas en materia de Sanidad va a llevar a la Asamblea en los próximos meses el Grupo Socialista, en su calidad de grupo que apoya al actual Ejecutivo?
 
Hemos registrado una Propuesta de Pronunciamiento instando al Gobierno de España a modificar la redacción del artículo 3.2 del Real Decreto sobre Prescripción Enfermera. Lo hacemos porque las consecuencias derivadas de este real decreto pueden ser nefastas para el sistema sanitario español. Deja sin seguridad jurídica a los enfermeros y enfermeras por llevar a cabo el trabajo que vienen realizando de manera habitual y, desgraciadamente, serán los pacientes los grandes perjudicados. Eso no lo podemos permitir.

Además, vamos a trabajar en una propuesta para blindar la sanidad pública. En la pasada legislatura, en 2013, presentamos una propuesta de ley que el PP e IU  vetaron y tumbaron en la Mesa de la Asamblea. Con nuestra propuesta impediremos que ningún Gobierno, sea del color político que sea, pueda privatizar la sanidad sin que la Asamblea de Extremadura lo refrende.
 
¿Qué nos pueden adelantar al respecto de medidas como el nuevo mapa sanitario regional? ¿Se está hablando con representantes de los municipios para configurar ese mapa? ¿Con los otros partidos? ¿Qué modificaciones incluirá respecto del actual mapa? 
 
Corresponde a la Junta de Extremadura desarrollar ese tipo de acciones. Lo que está claro es que se va a hablar con el sector y, cómo no, se va a escuchar a todas las partes implicadas. Hay cosas claras, como que el mapa sanitario no se renueva desde 2008 y está claro que hay muchas cosas que han cambiado y que hay que ajustar. El proceso ya ha comenzado, se va a prolongar durante los próximos meses y lo primero que se ha hecho es solicitar información a las gerencias de áreas. Va a ser un proceso serio para que la consejería pueda hacer una propuesta ajustada del nuevo mapa sanitario y a las necesidades reales de los usuarios. 
 
Desde el PP se les exige que "retomen" proyectos del anterior Ejecutivo que se han quedad en el tintero, como los centros de salud de Mérida Norte y Olivenza o ampliaciones y obras en los centros hospitalarios de Cáceres y Badajoz. ¿Por qué se han parado estos proyectos? 
 
Bueno, tal vez son preguntas que deberían dirigirse a los anteriores gestores. Como decía antes, hay mucho trabajo que hacer y muchas cosas que enderezar. Me consta que la Junta de Extremadura trabaja para que en 2016 se reabran centros como el de Mérida Norte o el de Olivenza, después del tortuoso camino que han tenido que recorrer. No podemos olvidar la desidia y abandono que sufrió el Centro de Salud Mérida Norte, finalizado en noviembre de 2011 y que, por su abandono, fue motivo de actos vandálicos y robo por valor de 300.000 euros. 
 
El hospital de  Cáceres podría abrir sus puertas a finales de este año, aunque con un coste muy superior al planificado en un principio por la gestión de la pasada legislatura y que ahora debemos pagar todos los extremeños. 
 
¿Por qué se ha decidido volver al plan inicial en el caso del Hospital de Don Benito-Villanueva? 
 
Mire, se trata de una decisión basada en cuestiones meramente técnicas. Devolver el proyecto a su ubicación original supone, de entrada, un ahorro de 10 millones de euros puesto que se trata de un proyecto de obra ya realizado, listo, libre de tener que hacer nuevas infraestructuras de comunicación y que solo está pendiente del recurso que presentó el Ayuntamiento de Villanueva de la Serena ante la anulación del Proyecto de Interés Regional (PIR) del hospital.  
 
Es una decisión que se toma única y exclusivamente por interés general y basada en criterios técnicos del que los 150.000 usuarios del área sanitaria serán los únicos beneficiados. La intención que ya ha hecho pública el propio consejero es que la obra pueda estar en esta legislatura.