Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Podemos solo quiere gestión pública directa

Hasta la fecha, la comunidad autónoma exhibe las empresas públicas como su marca distintiva

Miércoles, 04 de marzo de 2015, a las 17:47
Javier Barbado. Madrid
Podemos plantea fomentar la gestión pública directa de los hospitales como propuesta electoral para los comicios del día 22 en Andalucía, lo que dejaría en entredicho la marca distintiva de fórmula gestora alternativa en esta comunidad autónoma: las empresas públicas como la Agencia Sanitaria Costa del Sol de Málaga, primer centro de España en adoptar, en 1994, un modelo de gobernanza diferente al público-directo característico de los hospitales del extinto Instituto Nacional de la Salud (Insalud).

Teresa Rodríguez, candidata de Podemos a presidir Andalucía.

En el cuarto bloque del resumen de su programa para la comunidad andaluza, dedicado a la salud y el bienestar social, el colectivo que, en esta cita electoral, encabeza Teresa Rodríguez, expone con toda claridad, entre sus líneas de actuación, “apostar por la gestión pública directa de los servicios sanitarios” así como “evaluar y auditar las prestaciones, políticas y el gasto sanitario”, el cual, además, se proponen aumentar “hasta la media estatal” y “fijando un mínimo presupuestario frente a los recortes”.

En ese mismo documento, sin embargo, no se expone cómo llevar a cabo ambas medidas (el aumento del gasto y el fomento de la gestión pública directa de los centros asistenciales) más allá del anuncio de “simplificar la estructura organizativa del Servicio Andaluz de Salud, integrando los organismos de titularidad pública adscritos a la Consejería de Salud”, medida que, en todo caso, ya ha promovido el actual Ejecutivo socialista.

En cambio, en el documento se insiste en el concepto de impulsar una hacienda autonómica “sostenible y eficiente”, justo las características que los directivos del sector asocian con las fórmulas de gestión de la sanidad pública diferentes a la tradicional. Y añade, eso sí, que se fomentarán las compras públicas centralizadas tanto a nivel autonómico como estatal, desmarcándose en este último aspecto de la política sanitaria llevada a cabo hasta el momento por el Gobierno de Susana Díaz.

El partido de Rodríguez también subraya la importancia de integrar la atención social y sanitaria en una sola prestación –idea que, por otra parte, defiende la totalidad de los gobiernos autonómicos–, y, así, habla de “reformar el modelo organizativo en torno a áreas básicas” que fusiones ambos servicios.

Asimismo, Podemos incide en otros puntos de los que se deduce una denuncia velada a decretos aprobados en la actual legislatura nacional como, por ejemplo, “lograr la cobertura sanitaria universal y monitorizar la cobertura, especialmente entre colectivos vulnerables; supervisar los mecanismos de cobro a entidades privadas; cubrir la pérdida de acceso a la cobertura sanitaria de las y los andaluces que han salido a buscar trabajo en el exterior; [y] aumentar la capacidad de resolución de la atención primaria en cuestiones de salud mental”.

Tampoco se dejan de mencionar, de forma indirecta, otras posiciones ideológicas del partido, por ejemplo cuando se alude a la normativa relacionada con el aborto al subrayar que la mujer “pueda decidir libremente sobre su propio cuerpo” además de “potenciar la educación afectivo-sexual y la sensibilización y medidas necesarias en torno a cuestiones de género que puedan intervenir en enfermedades”.

Condiciones laborales de los profesionales

Por último, Podemos Andalucía también incide en combatir la contratación temporal de los profesionales sanitarios y “fomentar un Plan de Formación Interna de profesionales y aplicar rigurosamente la Ley de incompatibilidades”, de lo que se infiere la crítica habitual de la formación que en España lidera Pablo Iglesias a lo que ella denomina “puerta giratoria” (el hecho fehaciente de que un alto cargo político acceda, más tarde, a una compañía particular y contamine los intereses de los sectores público y privado). Asimismo, la síntesis del programa añade, a continuación, su compromiso de cumplir con los tiempos de espera para ingresar desde los servicios de urgencias e implantar un Plan de Formación periódico para los profesionales de esta área.

Asunto éste que, una vez más, engarza con un asunto de plena actualidad al haber sido Andalucía, hace muy poco, la única comunidad autónoma, con Cataluña, que ha introducido algún tipo de regulación respecto a la figura del urgenciólogo.

ENLACES RELACIONADOS:

Acceda al resumen ejecutivo del programa de Podemos en Andalucía

Podemos pone en la diana la gestión privada de la sanidad pública (28/11/2014)

Podemos ‘calca’ las ideas sanitarias de PSOE y PP (20/10/2014)