Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 15:40

Podemos enseña sus cartas sanitarias a Sánchez

El partido calcula un aumento total de la inversión de 35.000 millones para sanidad y educación

Lunes, 15 de febrero de 2016, a las 15:00
Juanma Fernández. Madrid.
Al igual que hiciera el PSOE la semana pasada, Podemos ha presentado este lunes su programa de mínimos para España. En un documento titulado “Un país para la gente. Bases políticas para un gobierno estable y con garantías”, el partido liderado por Pablo Iglesias ha descrito los puntos principales de su política “del cambio”.

Pablo Iglesias, líder de Podemos.

En materia sanitaria, Podemos prevé un aumento de la dotación presupuestaria en 24.000 millones de euros anuales para toda la legislatura en servicios sociales, donde va incluida la sanidad. Así, en 2019 esperan que el gasto público haya aumentado en 96.000 millones. De esa cantidad, 35.000 en total se destinarán a sanidad y educación, sin que el documento concrete qué partida exacta irá a cada ámbito. Todo ello asentado en un Ministerio de Salud y Servicios Sociales con una Secretaría de Estado para cada campo.

En el mismo sentido, para la primera mitad de la legislatura (2016-2017) se estiman 20.000 millones de euros que reviertan recortes en sanidad pero también en educación, dependencia y protección social.

PSOE y Podemos: sin acuerdo en externalizaciones

La reforma en sanidad que propone Podemos exige el acceso universal a la tarjeta sanitaria, blindando mediante ley esta característica y por tanto derogando el Real Decreto 16/2012. También el incremento del presupuesto público, tal y como se cita en líneas anteriores, con la intención de que el gasto público alcance el nivel de 2009 en la primera parte de la legislatura. Por otro lado, la formación quiere acabar con aquellos copagos de tratamientos que puedan suponer su interrupción si el paciente no puede asumirlos y, del mismo modo, se aspira a aumentar la cartera de medicamentos financiados.

Todos los puntos mencionados son confluyentes con el planteamiento sanitario del PSOE, sin embargo, hay un caballo de batalla: la externalización. Si los socialistas aspiran a la inconcreción de “reforzar la gestión pública del sistema”, en Podemos son mucho más concretos pidiendo la derogación de la ley 17/97 sobre habilitación de nuevas formas de gestión del SNS.

ENLACES RELACIONADOS:

Pedro Sánchez marca en rojo 8 puntos de su programa sanitario para pactar la investidura (08/02/16)