Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 18:30

Osakidetza no ofrece un trato preferencial a las mujeres maltratadas

La directora de Emakunde asegura que los esfuerzos de Salud están dando frutos

Lunes, 21 de marzo de 2011, a las 17:57

Redacción. Vitoria
La directora de Emakunde, María Silvestre, comparecía ayer ante la Cámara vasca para presentar un informe sobre la situación que viven las mujeres víctimas de la violencia doméstica en Euskadi y aseguró que, pese a las medidas que se está poniendo en marcha al respecto por parte del Departamento de Salud, el ámbito sanitario vasco aún no presta un trato preferencial a las mujeres víctimas de violencia doméstica y, en materia educativa, sus hijos menores en numerosas ocasiones "son señalados y no son tratados como un alumno más".

María Silvestre en un momento de la comparecencia.

El documento presentado por Silvestre que lleva por título "Respuesta Institucional ante las necesidades de acogimiento de las mujeres víctimas de maltrato doméstico del País Vasco". subraya que, por lo general “existe un buen nivel de coordinación entre los agentes implicados en la atención a mujeres víctimas de maltrato", aunque matiza que "en los sistemas sanitario, judicial y educativo, en muchos casos la actuación y coordinación de la atención a las víctimas de violencia doméstica no están institucionalizadas y el nivel de coordinación depende del profesional que intervenga", según el documento.

En este sentido. Silvestre ha señalado que en el campo sanitario, la respuesta que está dando el Departamento de Sanidad a las recomendaciones de Emakunde es muy positiva y ha citado la implementación del programa Zaindu, puesto en marcha recientemente para animar a que las mujeres maltratadas denuncien su situación al personal sanitario.

No obstante, en el informe se advierte de que "las mujeres víctimas de violencia doméstica no tienen ningún trato preferencial" en los servicios sanitarios y para algunas situaciones "es difícil conseguir atención especializada a mujeres que se han tenido que mudar a otro municipio".Respecto a la detección y derivación de casos desde los diferentes ámbitos, a excepción del policial y los servicios sociales, el informe constata que las actuaciones son "muy infrecuentes".

En cuanto a los recursos de acogida, Silvestre ha considerado que en gran medida responden a las necesidades de las mujeres aunque ha reconocido que las víctimas con toxicomanías y trastornos de salud mental "presentan necesidades que no siempre se pueden atender de manera adecuada desde estos recursos".