Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30

Metges pide al TSJ la nulidad del convenio de la red concertada

El sindicato denuncia que el marco de relaciones laborales vulnera la ley y que ha sido excluido de la negociación

Miércoles, 28 de octubre de 2015, a las 17:24
Redacción. Barcelona
Metges de Catalunya ha presentado ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) una demanda de impugnación del I Convenio Colectivo de trabajo de los hospitales de agudos, centros de atención primaria, centros sociosanitarios y centros de salud mental concertados con el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), en vigor desde el día 1 de mayo de 2015.

Albert Tomás, presidente de Metges de Catalunya.

La querella, que se formula contra las entidades firmantes del pacto (Unión Catalana de Hospitales (UCH), Consorcio Asociación Patronal Sanitaria y Social (CAPSS), Asociación Catalana de Entidades de Salud (ACES) y sindicatos CCOO, UGT y Satse), solicita al tribunal que declare su nulidad, al haber excluido de su negociación y redacción final a Metges, lo que ha supuesto “la vulneración de su derecho a la libertad sindical y un grave perjuicio para las condiciones laborales y retributivas del colectivo médico”.
 
Asimismo, la organización sustenta la petición de nulidad en el incumplimiento de la ley, en concreto del Estatuto de los Trabajadores, la Constitución española y la Carta Social Europea, que, a su juicio, conlleva el articulado del convenio.
 
En el texto de la demanda, el sindicato médico hace un repaso histórico del proceso de negociación que ha conducido al establecimiento del nuevo convenio colectivo de trabajo de los centros sanitarios concertados desde la pérdida de la ultraactividad del anterior marco de relaciones laborales. Metges concluye que, durante la fase decisiva de la negociación y en el momento de redactar las cláusulas del convenio, la organización fue excluida y este hecho ha supuesto una vulneración de su derecho a la libertad sindical en la vertiente de negociación colectiva.
 

El acuerdo suscrito por las patronales, los sindicatos de clase y Satse “no regula el régimen de jornada de trabajo y descansos del personal sanitario (un 85 por ciento de los 50.000 trabajadores que se encuentran bajo el paraguas del convenio) y deja en manos de las empresas la posibilidad de fijar jornadas más largas y de compactar y acumular los descansos”. 
Además, establece para los médicos 20 horas más de jornada anual que para el resto de trabajadores y los priva de dos días de libre disposición que sí gozan los otros grupos profesionales.