Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 18:50
Domingo, 03 de marzo de 2013, a las 13:08

Redacción. Las Palmas de Gran Canaria
La III Cumbre Ibérica de Líderes de Salud celebrada esta semana en Las Palmas de Gran Canaria ha concluido con importantes propuestas para mejorar la coordinación interregional europea en materia sanitaria, a través de proyectos en el área de trasplantes y telemedicina, entre otros. Así, se ha subrayado la importancia del trabajo colaborativo como vía para construir conocimiento y solucionar problemas que comparten todos los países europeos.
 

Uno de los talleres que se han celebrado en la cumbre.

Los expertos reunidos han destacado la necesidad de mejorar la coordinación interregional europea y han abordado nuevas propuestas para optimizar la asistencia sanitaria, de manera que se vean reforzados aspectos como la calidad, la sostenibilidad y la seguridad.

Además, se ha debatido acerca de la Directiva Europea para Atención Sanitaria Transfronteriza. En este sentido, los participantes han concluido que esta nueva normativa “no va a suponer un gran cambio porque está muy centrada en los pacientes que necesitan asistencia médica puntual en otro país de la Unión y que podrán  pagar los servicios prestados para luego recibir el reembolso”.

Según fuentes de la organización, la conclusión más significativa es la necesidad de poner el acento en la voluntad de construir una Europa con mayor coordinación, a través del trabajo colaborativo y el intercambio de experiencias que están dando buenos resultados en un contexto de crisis económica.

Según ha recalcado Paulo Nunes, presidente de la Fundación para la Colaboración que es quien organiza este evento, es significativo el crecimiento que ha experimentado la tercera edición de la Cumbre en lo que se refiere a generación de conocimiento a través del intercambio de ideas. En su opinión, la metodología participativa que promueve la Fundación de la Colaboración, señaló, “favorece que los participantes conozcan de primera mano las diferentes prácticas profesionales y alcanzar así conclusiones consensuadas entre representantes sanitarios españoles y portugueses”.