Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

El tratamiento del dolor lumbar crónico,
ahora más efectivo

Sánchez del Águila explica su experiencia con tapentadol en el Hospital Costa del Sol

Martes, 04 de septiembre de 2012, a las 09:04

Uwe Kern, director del Centro de Dolor y Cuidados Paliativos Wiesbaden (Alemania); Ilona Steigerwald, vicepresidenta de Medical Affairs
de Grünenthal Europa y Australia, y Fabia Söhngen, responsable
del Departamento de Comunicación de Grünenthal.

Eva Fariña. Milán (Italia)
La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor ha organizado en Milán (Italia) la decimocuarta edición del Congreso Mundial del Dolor. Durante el encuentro, los expertos han abordado las novedades referentes al tapentadol, fármaco que aporta un nuevo mecanismo de acción para el tratamiento del dolor crónico intenso.

Estos resultados han sido confirmados recientemente por un estudio de fase IIIb, que ha analizado en el marco del Congreso de Milán Ilona Steigerwald, vicepresidenta de Medical Affairs de Grünenthal Europa y Australia. En su opinión, “estos resultados son especialmente interesantes en pacientes con dolor mixto, que presentan tanto componente neuropático como nociceptivo, ya que frecuentemente no existe un control adecuado de este componente neuropático del dolor con los analgésicos tradicionales. Otro importante resultado de este estudio es la mejora en la calidad de vida”. Por su parte, Uwe Kern, director del Centro de Dolor y Cuidados Paliativos Wiesbaden (Alemania), ha ofrecido información sobre la práctica diaria y los desafíos en el tratamiento de los pacientes con dolor lumbar crónico.

Manuel Jesús Sánchez del Águila, especialista del Hospital Costa del Sol de Marbella, ha intervenido en uno de los simposios del Congreso Mundial del Dolor.

Con motivo del Congreso de Milán, la compañía farmacéutica Grünenthal ha organizado el simposio titulado ‘¿Qué hace a un fármaco diferente? MOR-NRI: una nueva manera de entender y manejar el dolor crónico intenso’. En su intervención, el especialista español Manuel Jesús Sánchez del Águila ha informado de su experiencia en el Hospital Costa del Sol de Marbella, donde utiliza este fármaco desde febrero de 2011. “En España se lanzó el tapentadol en septiembre de 2011, pero se ha permitido su uso compasivo en determinado número de pacientes”, ha puntualizado. “Mi experiencia con 74 pacientes es muy favorable, no solo en cuanto a eficacia, sino sobre todo en cuanto a tolerabilidad. Por la incidencia de sus efectos secundarios aventaja con mucho a los opioides potentes”, ha explicado.

Según este especialista, los opioides potentes tienen una tasa de abandono de tratamiento de un 50-60 por ciento, mientras que con tapentadol esta cifra ronda el 28-35 por ciento. “La indicación en ficha técnica es muy amplia, para el dolor intenso. Yo empleo este fármaco para el dolor neuropático y para el nociceptivo, tanto para el crónico como para el agudo. Además, su perfil farmacocinético y farmacodinámico nos permite utilizarlo en combinación con otros medicamentos”.

Finalmente, Sánchez del Águila ha hablado de diversos estudios de productividad, en los que se refleja los beneficios que este nuevo abordaje del dolor puede suponer para el sistema sanitario: “Disminuyen las bajas laborales por enfermedad y mejora la productividad de los pacientes que están en tratamiento con tapentadol, en comparación con otros opioides; es decir, desde el punto de vista estadístico está probado que este fármaco mejora la productividad de la gente y supone una reducción del coste para el sistema. El control del dolor es más rápido, por lo que los tiempos de estancia en el hospital se reducen”.

Infradiagnóstico del dolor neuropático por neuralgia postherpética

Andreas Binder, de la Universidad de Kiel (Alemania).

Por su parte, el Dr. Andreas Binder, de la Universidad de Kiel (Alemania), ha participado en el encuentro de Milán para informar sobre las experiencias de tratamiento a largo plazo con el apósito adhesivo de lidocaína al cinco por ciento de Grünenthal Pharma. En una entrevista concedida a Redacción Médica, el profesor Binder ha destacado los buenos resultados de seguridad y eficacia obtenidos en pacientes con dolor neuropático por neuralgia postherpética.

“No conocemos con exactitud la prevalencia del dolor neuropático, si bien sabemos que su incidencia está aumentando por el envejecimiento de la población. Además, este tipo de dolor puede tener múltiples etiologías y se presenta con diversidad de síntomas. Esta patología podría afectar a unos 26 millones de personas en el mundo, con graves secuelas para su calidad de vida, lo que también puede desencadenar una depresión, insomnio, etc.”.

El principal problema que ha destacado Andreas Binder es el “infradiagnóstico” del dolor neuropático, debido, precisamente, a su complejidad. El tratamiento farmacológico del dolor neuropático postherpético incluye la terapia sistémica, con anticonvulsivos, antidepresivos tricíclicos, inhibidores de la serotonina y la noradrenalina y los opioides. Asimismo, este experto ha destacado la opción de tratar el dolor con el apósito adhesivo de lidocaína al cinco por ciento.

Problemas en EEUU para prescribir opioides para el dolor

Marco Pappagallo, experto en Medicina del Dolor de la Universidad de Roma, y Costantino Benedetti, profesor de la Universidad de Ohio.

Otro de los temas abordados en el congreso ha sido el incremento del consumo de heroína entre los jóvenes de EEUU. Según ha explicado Costantino Benedetti, profesor de la Universidad de Ohio, “muchos estados tienen una ley muy restrictiva para regular la prescripción de los opioides, porque se ha observado que gente, normalmente muy joven, robaba fármacos a sus familiares o bien los conseguían en las farmacias".

"Estos jóvenes mezclan los medicamentos con otras sustancias o el alcohol, con consecuencias muy negativas, como la muerte. Para solucionar este problema, muchos estados han decidido establecer una normativa muy restrictiva, lo que ha supuesto que muchos médicos se han encontrado dificultades para prescribir fármacos opioides para el tratamiento del dolor", ha explicado este especialista.