Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Médicos y veterinarios se unen para evitar que el ébola caiga en el olvido

La Unión Europea insta a los países a reforzar su compromiso con la investigación

Martes, 10 de marzo de 2015, a las 16:09
Redacción. Madrid
El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, ha pedido no "olvidarse" del virus del ébola y de lo agresiva que puede ser la enfermedad a pesar de que el brote de África occidental que saltó a Europa parece estar controlado.

Juan José Rodríguez Sendín y Juan José Badiola.

"No tiene sentido que nos olvidemos del ébola dos o tres meses después del escándalo que se montó", ha defendido durante la presentación de la conferencia 'Una salud' que organizarán en Madrid la Asociación Médica Mundial (AMM) y la Asociación Veterinaria Mundial (WVA) el próximo mes de mayo.

El mensaje del presidente de la OMC coincide con la advertencia que la Unión Europea realizó la semana pasada para no "caer en la autocomplacencia" en la lucha contra el virus e instara a todos los países a reforzar su compromiso con la investigación y con los países foco del contagio en África occidental para ayudarles a salir de esta crisis.

Sendín ha recordado que el "salto" de esta enfermedad a los países desarrollados, tanto Europa como Estados Unidos, puso de manifiesto la necesidad de estar atentos a la "amenaza" que representan éstas y otras enfermedades más propias de países con menos recursos.

"Es una enfermedad tremenda, que lo alborota todo, estresa a todas las comunidades, y por ello hay que buscar medicamentos y vacunas", ha destacado el presidente de los médicos, que ha reconocido que "al tocar a Europa" los países decidieron "ponerse manos a la obra" para investigar una enfermedad de la que "todavía se conoce poco", según ha añadido Juan José Badiola, presidente del Consejo General de Colegios Veterinarios.

300 patógenos compartidos entre humanos y animales

De hecho, este experto ha destacado que el virus del ébola es un ejemplo más de los más de 300 patógenos que actualmente afectan a animales y humanos, entre virus, bacterias y otros protozoos, ante los que es necesario estar continuamente alerta.

Por ejemplo, ha destacado que actualmente hay enfermedades como la rabia que parecen "ajenas" pero todavía sigue causando cerca de 50.000 muertes al año a nivel mundial. Y aunque España puede considerarse libre de esta enfermedad, en Ceuta y Melilla siguen detectándose casos procedentes del Magreb como consecuencia de algunos brotes en animales.

Además, en Europa todavía hay dos zoonosis que "preocupan" a las autoridades europeas: la campilobacteriosis (causada por un patógeno que causa cerca de 350.000 casos al año) y la salmonelosis, de la que se siguen detectando brotes a pesar de que la actuación en granjas ha permitido reducir su incidencia.

Ambas patologías forman parte de otras 50 posibles "amenazas" biológicas y químicas que deben preocupar a médicos y veterinarios, que también han alertado del riesgo de usar "de manera indiscriminada" productos químicos como pesticidas o herbicidas que afectan al medio ambiente y pueden repercutir en la salud humana.

Uso “indiscriminado” de antibióticos

Del mismo modo, en el encuentro también analizarán el impacto para la salud del uso ganadero "también indiscriminado" de antibióticos, especialmente en aquellos casos en que su consumo "no está justificado" y se utilizan para engordar a los animales.

El posterior consumo humano de estos animales ha contribuido a que en los últimos años haya aumentado la resistencia de algunos agentes microbianos a estos medicamentos, a lo que también ha contribuido el uso elevado de estos productos por parte de la población.

"España es un gran consumidor de antibióticos, y debemos abordarlo con educación, porque las consultas en invierno se llenan de gente con miedos que no deben cubrirse con antibióticos, porque genera resistencias que pagamos muy caras", ha destacado el presidente de la OMC.

Por ello, ambos profesionales han exigido que el uso de estos y otros medicamentos esté "bajo control y responsabilidad de profesionales al servicio público como médicos o veterinarios" para utilizarlos "cuando sea estrictamente necesario y esté establecido en función de la evidencia".