12 nov 2018 | Actualizado: 18:50

Manises incorpora el láser para tratar la próstata

El dispositivo está valorado en 120.000 euros

Jueves, 07 de marzo de 2013, a las 22:08

Redacción. Manises
El Hospital de Manises ha incorporado un equipo que permite eliminar el tejido edematoso de la glándula prostática por medio de fotovaporización, una técnica que usa el láser para ganar en precisión y seguridad del paciente. El dispositivo es de última generación, está valorado en 120.000 euros y está disponible a partir de este mes.

“Somos uno de los primeros centros públicos de la Comunidad en el que estará disponible esta técnica para todos los pacientes ya que, hasta ahora, se reservaba para personas con problemas de coagulación sanguínea o aquéllas en las que una cirugía convencional podía ser peligrosa”, ha declarado Carlos Reig, jefe de Urología del Hospital de Manises.

Y es que el láser verde es conocido por favorecer la coagulación del tejido. Según Reig, “pese a que las cirugías de próstata son operaciones con elevados niveles de sangrado por tratarse de un órgano muy vascularizado, el láser verde nos proporciona un sangrado nulo, tanto durante la intervención como en el  postoperatorio”. La técnica también reduce el tiempo en el que los pacientes deben llevar la sonda tras la operación y el ingreso hospitalario. “Los beneficios de su uso son enormes”, concluyó el jefe de Urología de Manises.

La introducción de esta nueva tecnología se ha inaugurado este jueves en Manises con una sesión intensiva de cinco cirugías en las que ha participado el prestigioso cirujano francés Georges Fournier junto con el equipo de Urología. Los especialistas de Manises han comprobado los excelentes resultados de este equipo láser adquirido por el centro, que es el más moderno que existe en la actualidad en el mercado. “El doctor Fournier, director médico del Centro de Oncología, trasplante renal, Urología y Cirugía Digestiva en el Hospital Universitario de la ciudad francesa de Brest, es una referencia en este campo, por eso ha sido sumamente enriquecedor compartir con él estas operaciones”, ha destacado Carlos Reig.

El perfil del paciente que sufre problemas por agrandamiento del tejido prostático es el de un hombre comprendido entre los 50 y 60 años y ha comenzado a tener dificultad para orinar. “A medida que los hombres envejecen, la próstata sigue creciendo. Mientras ésta crece, oprime la uretra. Como la orina pasa de la vejiga a través de la uretra, la obstrucción causada por la próstata agrandada podría afectar a la calidad de la micción y al control de la vejiga y por eso se hace necesaria una intervención”, señaló el jefe de Urología del Hospital de Manises.

Los principales problemas que experimentan este tipo de pacientes es una necesidad frecuente y urgente de orinar, dificultad en la micción o un flujo de orina débil, que entorpece su calidad de vida. En estadios avanzados, incluso puede causar insuficiencia renal.