Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05

Los médicos británicos piden prohibir la venta de cigarrillos a los nacidos después del año 2000

El objetivo es conseguir que fumar no se considere como una práctica normal

Jueves, 26 de junio de 2014, a las 16:51
Redacción. Madrid
La Asociación Médica Británica (BMA) han exigido la prohibición definitiva de la venta de cigarrillos a los nacidos después del 2000, es decir, los niños que tienen actualmente 14 años o menos. El ambicioso objetivo de este grupo es conseguir una sociedad británica libre de tabaco para el año 2035.

Tim Crocker-Buqué.

“No esperamos que esta política evite al instante que las personas fumen, sino más bien que no sea tan normal el consumo de tabaco”, asegura el asistente de investigación en salud pública académica de Londres, Tim Crocker-Buqué en la reunión. "El nivel de daño causado por el tabaquismo es inconcebible."

La decisión fue tomada en la reunión anual de representantes de la Asociación Médica Británica. El voto a favor de los médicos significa que su unión presionará al gobierno británico para introducir la prohibición.

La BMA ha tenido éxito previamente en sus intentos de frenar el consumo de tabaco. Después de sus votaciones, se introdujeron medidas en 2002 y 2011 para prohibir fumar en lugares públicos y en automóviles que transportaran niños.

Según Crocker-Buqué, unos 100 millones de personas murieron como consecuencia de una enfermedad relacionada con el tabaco durante el siglo XX. Agregó que nueve de cada 10 fumadores desearon no haber comenzado nunca. Este experto ha añadido que los adolescentes no pueden tomar decisiones informadas acerca de comenzar con el hábito tabáquico.

"El ochenta por ciento de los fumadores comienzan en la adolescencia como resultado de la intensa presión de los compañeros", dijo. "Los fumadores que comienzan a fumar a los 15 años tienen tres veces más probabilidades de morir de cáncer relacionado con el tabaquismo como una persona que se inicia a mediados de los años 20."

Según el experto Paul Darragh, "como médicos, vemos de primera mano los efectos devastadores de la adicción al tabaco”. Asegura que incluso después de diagnosticar el cáncer a los pacientes, algunos no dejan de fumar.

Sheila Hollins, presidente del consejo de ciencia de la BMA, afirma que el voto era un paso más para ayudar a evitar que los niños entren en el ciclo de empezar a fumar. El grupo cuenta con un plan para tratar que la sociedad británica esté libre de tabaco en 2035.

Sin embargo, algunos critican esta potencial medida y aseguran que podría allanar el camino para la venta de cigarrillos en el mercado negro.