Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

Los dentistas, tras el fraude de Vitaldent: solo el sanitario puede regentar una clínica

Apdent recomienda a los afectados denunciar a la franquicia y, llegado el caso, no pagar por el resto del tratamiento contratado

Martes, 16 de febrero de 2016, a las 18:42
Cristina Alcalá. Madrid
Los dentistas lo tienen claro: ningún empresario o particular que no sea profesional sanitario cualificado puede tener una licencia que le permita abrir una clínica dental. Así lo ha manifestado la Asociación Profesional de Dentistas (Apdent) en un reciente comunicado, tras conocerse la detención de la cúpula de Vitaldent por un presunto delito de fraude fiscal y blanqueo de capitales.

Ernesto Colman, dueño de Vitaldent.

Para este organismo, España debería seguir la estela de otros países vecinos (como Francia y Portugal) y aprobar una normativa que impida a personas ajenas al sector sanitario (aunque sin especificar si deben ser dentistas o no) regentar una clínica de este tipo, tal y como ha explicado su presidente, Carlos García Álvarez, a Redacción Médica.

Pero esta propuesta legislativa no es la única que quiere impulsar Apdent. La asociación insta a las autoridades a “prohibir radicalmente cualquier tipo de publicidad en materia de salud en los medios de comunicación”, al considerar que un asunto como la salud de los ciudadanos no es objeto de mensajes publicitarios de ningún tipo.

Con la implantación de estas dos leyes se podría corregir lo que García Álvarez considera una “aberración” contra su profesión, que está dañando tanto a los pacientes “que depositan su confianza en este tipo de clínicas” como a los trabajadores de la Odontoestomatología “afectados por el deterioro de su imagen y prestigio profesional que ocasionan estos escándalos”.  

Ajustar el númerus clausus, la solución

Según el presidente de Apdent, este tipo de escándalos se evitarían si se ajustara el númerus clausus de dentistas por habitantes. Actualmente en España hay un profesional por 500 habitantes, frente a la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de uno por cada 3.000 habitantes.

Esta diferencia (en algunos de los casos de hasta tres veces más) “provoca que los empresarios se preocupen más por el beneficio económico que por los resultados en salud, contratando a los trabajadores por debajo del coste real y adquiriendo material y tecnología de dudosa calidad”, opina García Álvarez. “Todo vale para atraer clientes, incluida la publicada agresiva y engañosa”.

Apdent recomienda a los usuarios afectados que denuncien su caso, así como que no paguen a la franquicia si el tratamiento no está terminado. Si necesitan ser atendidos con urgencia, el presidente de esta organización aconseja acudir a los colegios profesionales. “Mostramos nuestra total solidaridad con estos pacientes afectados, presuntamente defraudados, engañados y estafados por prácticas que consideramos poco éticas”.

ENLACES RELACIONADOS:

Fraude y blanqueo: detenida la cúpula de Vitaldent (16/02/16)