Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50

Los cambios de gobierno en las CCAA condicionan las sustituciones de verano

Desde los sindicatos médicos se asegura que los cambios en los gobiernos autonómicos generan “incertidumbre” a la hora de gestionar las sustituciones de verano y se lamentan que en este periodo estival no se cubran las bajas ni imperen criterios de funcionalidad según los flujos de población

Sábado, 27 de junio de 2015, a las 07:50
David García. Madrid
Ha llegado el verano y en los hospitales y centros de salud, ese momento es sinónimo de contratos de sustitución.

En este sentido alertan algunos sectores médicos de la importancia que tiene cubrir todas las bajas para que el sistema siga funcionando o, al menos, cubrirlas “bajo criterios de funcionalidad”, o lo que es lo mismo, que se cubran sustituciones donde más hace falta, en los destinos turísticos.

Fernando Molina, de CSIF; y Francisco Miralles, de CESM.

Son los términos que utiliza por ejemplo Francisco Miralles, secretario general del sindicato CESM, la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos, que se muestra además pesimista de cara a la contratación estival. “Sustituciones pocas o ninguna”, asegura, y añade además que en la profesión este año hay “incertidumbre” por la renovación de los gobiernos autonómicos que afectará a las gerencias de muchos centros. “Las gerencias están condicionadas por las decisiones”, explica, y por tanto, las gerencias ‘salientes’ están paradas.

Miralles se posiciona a favor del cien por cien de las sustituciones pero incide en el matiz de la funcionalidad: “ligadas a los flujos de la población, como por ejemplo los destinos de costa”.

Además añade que hay en los profesionales una “presión grande por el cierre de camas de hospital” y se lamenta de que en Atención Primaria no existan datos sobre sustituciones.

Hasta un 30 por ciento de reducción de personal

Por su parte, desde el sindicato CSIF, el presidente de su sección de Sanidad, Fernando Molina, se atreve a dar una cifra: en verano, además del cierre de camas, se produce una reducción de personal de hasta el 30 por ciento y destaca las diferencias entre comunidades, como en Andalucía, donde menos plazas se cubren.

Sin embargo, cree que lo peor del verano está en Baleares, donde se triplica la población y no se cubren todas las bajas.

Ante esta situación, Molina valora el trabajo de los profesionales médicos que “saca las castañas del fuego a la administración a pesar de la enorme presión asistencial que padece”.

“Se aprovechan de que se trata de una vocación”, aclara, sobre las posibles horas y trabajo de más que realizan los que se quedan y los pocos que se contratan. “No aprueba ninguna comunidad”, dice para finalizar.

ENLACES RELACIONADOS:

En España se hacen más contratos de peluquero que de médico (10/05/2015)

Los contratos “indignos” en Primaria dejan en segundo plano al paciente (29/05/2015)