Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 13:00

Las ‘vergüenzas’ de DKV, al aire

La aseguradora está en el punto de mira por “recortes en la calidad y en la cantidad de los servicios”

Miércoles, 20 de noviembre de 2013, a las 23:08
Redacción. Valencia
Las Cortes de la Comunidad Valenciana han sido el marco este miércoles de un triste episodio para las concesiones hospitalarias en nuestro país, ya que por culpa de la asistencia que DKV está dando en Marina Salud, en el Departamento de Denia, este modelo se ha puesto en duda en esta cámara autonómica. Un modelo que, con las encuestas de satisfacción de los pacientes en la mano, está triunfando en otros centros de la Comunidad Valenciana y en la de Madrid.

Josep Santacreu, consejero delegado de DKV, y Francisco Juan, director general de Salud de DKV.

Alcaldes, asociaciones y ciudadanos a título particular han denunciado, a través de una proposición no de ley (PNL) presentada por la portavoz adjunta de Compromís, Mònica Oltra, que este departamento está sufriendo recortes “en la calidad y en la cantidad de los servicios”, y que “posiblemente no se estén cumpliendo las condiciones de adjudicación del concurso público” que se le otorgó a DKV.

“Desde que esta empresa se viene haciendo cargo, se están vulnerando de forma consciente y repetida el derecho a asistir al Hospital de la Pedrera a los enfermos crónicos y paliativos, el derecho de ser derivados al hospital de referencia para ser tratados de patologías y pluripatologías, el derecho de asistir a un centro de Atención Primaria en urgencias nocturnas, el derecho a ser tratados con medicamentos y material sanitario al que tienen acceso el resto de departamentos de la red pública, y por si fuera poco ha convertido el Hospital de Dènia en el líder en tiempos de espera en el servicio de urgencias”, denuncia el texto presentado en las Cortes.

También afirma esta PNL que en la compañía que maneja DKV con el 65 por ciento de su participación, “los médicos y el personal de enfermería no pueden mantener su criterio profesional por delante del criterio económico de la empresa”. Para estas asociaciones y ciudadanos los centros sanitarios de este departamento se han “convertido en lugares donde impera la desconfianza y donde los trabajadores se sienten secuestrados por una empresa que no muestra el mínimo respeto por ellos, ni como personas ni como profesionales, hecho que repercute obviamente en la calidad del servicio”.

Hay que recordar que en este Departamento de Dènia Ribera Salud tiene una participación minoritaria, la más pequeña de la que posee en las diferentes concesiones, y que DKV es quien lleva el peso de este proyecto. De hecho, la PNL presentada por Compromís solo menciona a DKV, y no aparece el nombre de Ribera Salud en ningún momento.

Es evidente que DKV está dando 'mala fama' a un modelo avalado por estudios internacionales, y que funciona con éxito en Torrevieja, Vinalopó y La Ribera desde hace más de una década, según las encuestas de satisfacción de sus propios usuarios (el 93 por ciento de los pacientes recomendaría a un amigo el Hospital Universitario de La Ribera, por poner un ejemplo).