17 nov 2018 | Actualizado: 14:45

Las subvenciones concedidas a programas de salud pública se han reducido un 32 por ciento

Xavier Rodríguez, director de servicios del departamento que dirige Boi Ruiz, culpa al Ministerio de Sanidad de parte de esta caída

Lunes, 15 de abril de 2013, a las 12:21

Boi Ruiz, consjero de Salud de Cataluña.

Redacción. Barcelona
La Consejería de Salud que dirige Boi Ruiz ha reducido un 32 por ciento las subvenciones concedidas a programas de salud pública entre 2010 y 2012, pasando de los 9,24 millones de euros a los 6,24 millones consignados en el presupuesto del último año.

Las ayudas, dirigidas a asociaciones de pacientes y entidades que llevan a cabo proyectos de fomento de la salud, prevención de sida y consumo de drogas, entre otros, ya se redujeron a 7,70 millones en 2011, según consta en varias disposiciones publicadas en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC), por lo que los recortes en estas partidas han sido del 16,6 por ciento en 2011 y del 18,4 por cientoen 2012.

El director de Servicios de la Consejería, Xavier Rodríguez, ha explicado a Europa Press que las reducciones aplicadas han intentado preservar la "atención directa a las personas", con un recorte general del 5 por en los programas netamente asistenciales, mientras que las partidas no asistenciales han experimentado un descenso medio del 50 por ciento.

A pesar de ello, ha reconocido que los 6,28 millones presupuestados para 2012 no han llegado todavía por completo a las entidades, ya que aunque Salud ha dado la orden de pago, los desembolsos efectivos están sometidos a las tensiones de tesorería de la Generalitat, que cerró el año con una deuda de 196 millones de euros con las farmacias y de otros 456 millones con los conciertos sanitarios.

De hecho, Salud desconoce con exactitud qué partidas se han pagado --la gestión definitiva depende de la Consejería de Economía--, aunque ha defendido que, en caso de necesidad extrema de las entidades, hacen las gestiones necesarias para acelerar los pagos, como ha sucedido con el millón de euros destinado a programas de lucha contra el sida.

Rodríguez ha explicado que, en todo caso, el número de entidades beneficiarias se ha mantenido estable en los últimos años, alrededor de las 270, ya que los recortes "no afectan a las entidades, sino a los importes" concedidos.

Las cantidades reflejadas corresponden a las subvenciones de más de 3.000 euros, de las que la Conselleria tiene la obligación de informar, aunque el director de Servicios ha dado por válida la cifra de 6,28 millones, porque las ayudas inferiores a esta cifra representan una cantidad estadísticamente poco significativa.

En el caso de los 6,28 millones de 2012, 3,55 millones se han concedido de forma directa a una veintena de entidades y los 2,73 millones restantes corresponden a tres convocatorias específicas de fomento y apoyo a la salud, financiación de actividades de prevención de la infección por VIH o sida, y a actividades de prevención y tratamiento de drogodependencias, que se reparten las 250 entidades restantes.

Entre las entidades que recibirán cuantías más elevadas destacan el millón de euros que recibirá Cruz Roja para llevar a cabo actuaciones de carácter sanitario y humanitario y los 663.000 euros concedidos en dos partidas diferentes a la Fundación Irsi-Caixa, que investiga una vacuna contra el sida.

Culpa al Ministerio

Rodríguez ha culpado al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de parte de la reducción en subvenciones, y ha asegurado que tiene "mérito" que la Consejería haya mantenido ciertas ayudas a pesar del comportamiento del Gobierno.

Como ejemplo, ha asegurado que el Plan Nacional de Drogas ha reducido a más de la mitad las subvenciones que concedía a la Generalitat, desde los 2 millones de 2011 hasta los 973.000 euros que recibirá este año.

"En sida no sé ni cómo salimos adelante", ha destacado, ya que la partida de 653.000 euros otorgada en 2011 se ha visto reducida a cero ya desde el año pasado.